Una tarde perdida

Era una tarde perdida,

aquella en que te encontraste,

con una sonrisa mía,

abandonada en la calle.

Era una tarde perdida,

de esas que apenas no saben,

en las que no se ve salida,

por mucho que te acompañen.

Te acuerdas, era aquel día,

en el que silencio nace

sobre una mano tendida,

aún recuerdo aquella tarde.

Despistado, cuan ausente

Te miré, tú me miraste

recogiste la sonrisa

y contigo la llevaste

 

Sin embargo, tú no sabes

que todavía en presente

en la palma de mi mano

y en la arruga de mi frente

guardo aquel beso intentado

que se quedó resiliente

a perderse en el pasado.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s