Estoque al hielo en la mirada clara

 

Quien clava espada y por la espada muere,

cruel batalla de sombras no nombradas,

entre los flancos abiertos donde duele

cualquier estoque de hielo en la mirada

 

Entre esta lid asida a cien reproches

enreda al mar batido entre sus brotes,

yo ya no encuentro  motivo de combate,

no quedan sueños de paz en este ataque

ni otro sentido que encuentre donde fuere,

aquel reducto donde el amor se muere

 

y desistir me trae sueños de flores

en  ley de ancestros de círculo marcada,

manos que rozan  la suerte ya alejada,

del fuego hostil que llegará mañana

y de la noche que teje inacabada,

en esperanza de que nada te nombre

 

Nada que asome de la salmuera blanca,

nada retome  el agua apalabrada,

única en soles de amor  amurallada

sobre una roca de nubes expectante

Nada que surja hoy será un instante

en este octubre de vides en gargantas

irreverentes,  toscas y entregadas

a cualquier hueste de abril que venga clara

a resurgir cual fénix de la nada.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s