Un mundo feliz

  

MEDITAR SOBRE EL VALOR DE LO IMPERFECTO.

La elección de lo imperfecto puede ser nuestro último reducto de libertad. La libertad de elegir no ser el primero, ni el segundo, ni el penúltimo. La libertad de amar las canas, las arrugas.  La libertad de ser sin exigencias, sin hacer. Ser simplemente vivo y libre.

  Este poema pretende reflexionar sobre la patología neurótica  de la sociedad actual y sus consecuencias.

 

UN MUNDO FELIZ

 

Hubo un tiempo en que la luz eléctrica iluminaba los quinqués

y la tarde componía rosas con acordes a tus pies

un tiempo en el que nada importaba si era bueno el café

y podía comenzar el día acariciándote la piel

 

Pero las cosas cambiaron, nada se veía bien

sino en cuatro fotos colgadas en una u otra red

las propias frustraciones se ahogaron  en requerimientos estéticos

y se declaró la guerra a lo imperfecto, a las arrugas

volvieron los corsés

ansiadas dimensiones corporales como clichés

plástico, cirugía,  pócimas y filtros de papel

Los amigos fueron virtuales, las parejas también

un mundo biónico de robot bebés

amores tecnológicos, grises,

no amores tal vez

sexo a la carta perdido en un programa de software

Y nadie

fue libre en ese mundo

emblema publicitario al uso

un mundo feliz

 

 

 

 

 

Anuncios

10 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s