Ellas no saben

Sopla el viento. Las ramas

acarician las hojas

dándote la bienvenida

Ellas no saben,

que esta es tu despedida

que mañana no regresarás

Ellas no saben,

aunque tal vez lo sepan,

tu partida

Anochece.

El cielo es croma inimitable,

coloreando la luna.

Ellas no saben

que mañana te vas,

quizas, tal vez, lo sepan

y piensen que algún día

pueda volver  la fuente de tus ojos

sobre el verde cristal de mi agonía