Zapatos rojos

Toda primavera merece unos zapatos rojos

para taconear viento y bailar la brisa

de sus caricias recostadas en mis pies

Todo un concierto de hierba y amapolas

zizageante sol en este mayo

que improvisando un sueño entre sus rayos

me recuerda tu aroma entre mi piel