Licor de guindas

 

Todavía recuerdo

aquellas tardes de licor de guindas

el apresto encalado de las horas

y ese sol de abril dando permiso

para que mi suerte recalase

en el atardecer de tus arrugas

 

Todavía recuerdo

los cien enigmas de cada crucigrama

la palabra abrazada a la palabra

en ese ir y venir de la sorpresa

haciendo permeable tu sonrisa

 

Siempre tuviste algo de maga

Quizá un ingrediente secreto

para permanecer indemne al tiempo

sobre la balaustrada de mi pensamiento

 

Y es tal tu presencia en estas letras

impresiva correctora sobre mis ojos

“fala ben, neniña, e ti, qué falas”

puntuando las comas que me faltan

rojo en guindas al borde del poema

y ese punto final que no fue escrito

 

 

Anuncios

8 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s