Naturaleza

 

Ella resultaba impredecible

a veces tan ausente y otras…

tan presente, intensa, arrebatada

desparramándose inquieta, furibunda

en ese acontecer de los segundos

siempre inquebrantablemente suspendidos

entre la volición de nuestro pensamiento

y la eterna abolición de sus aspectos

 

Puede ser que, un día, detenida

ante la sombra de un futuro invierno

por esa tan suya adicción a la belleza

nos revele su fugaz naturaleza

y el magistral imperio de su sabiduría

proverbial en la fuerza de la vida

Anuncios