Viniste en noviembre

 

Viniste en noviembre,

en una noche no demasiado fría,

con la indómita voluntad de instalarte

para siempre

 

Eras corcel en un torneo abierto.

tras la gratitud de las miradas,

Mar de invierno

sobre las cordilleras de mi cuerpo.

 

Y fuiste mi isla de Pascua,

la infinitud del nombre,

el desierto,

impetuoso,

de la palabra.

 

Viniste en noviembre,

hace muchos,

para instalarte,

mirador en colina y mariposa

sobre el acantilado de mis ojos.

 

 

Anuncios

6 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s