Aurore

       Hoy Lucas Claudin me decía en otra red que, cuando leía mis poemas, le recordaba una dama de otra época. Le he preguntado cuál, pero todavía no he tenido respuesta. Su afirmación, que no sé bien como interpretarla, me ha llevado a pensar en conocidas Damas, ligadas a una sociedad de épocas que limitaban mucho su papel como mujeres y que, para encontrar un reducto de libertad, debían utilizar nombres masculinos. Y uniendo esto con el símbolo del unicornio, hoy tan en boga- y esto es actual Lucas😊– vino a mi  mente el tapiz de la dama del unicornio, y por asimilación, una debota admiradora de estos tapices como era George Sand.Como mi mente es inquieta, pues ya se puso en funcionamiento. Como sabéis este último tapiz se interpreta como una renuncia de la dama a los placeres terrenales, e incluso por muchos- ay cultura patriarcal- una promesa de virgnidad. También al unicornio se le dió tradicionalmente el significado de animal mitológico  protector de doncellas. Uniendo y uniendo, he ideado un significado oculto, desde luego no focalizado en la virginidad, sino en la libertad. De ahí, la sustitución de los pasteles por las manzanas.

Y así salió este poema.

AURORE

Todavía vives,

en los tapices del museo,

negando la bandeja de pasteles,

sustituyendo el cofre por manzanas,

Era el león y unicornio, al fin y al cabo

el emblema liberador de tus promesas,

una Aurora siempre amaneciendo,

relegada al disfraz masculino

para pasear el nocturno destiempo de París.

Solo me muevo por mi deseo,

À Mon Seul Désir“,

quizá no os habéis parado a pensar,

que había un sexto sentido

una no renuncia .

una apertura,

el cofre secreto de las damas

en la conjura del infinito.

Por esto, Todas

hoy nos llamamos poetas,

sin nombres masculinos,

escribiéndote, escribiéndonos

con las manos en círculo,

recordándoles

 que “Seguimos estando aquí”

 

Anuncios