Envidia

A veces, quien nos pone piedras, no sabe cuánto nos reta.

 

Crees retarme con desiertos

pensando,

que reclamaré tu oasis

tan pronto tenga sed,

me derrote el ánimo

y las fuerzas.

Sin embargo,

ignoras que mis botas

se han fraguado en otras eras,

bajo el aplomo del oro emergente de la estrella,

por eso puedo volar,

surcando el océano,

sin necesidad de plegar velas,

sobre la tierra desértica de tu envidia.

Anuncios

20 Comentarios

  1. Mi desierto es árido y seco
    solo de llorar tu ausencia.
    Un infierno cada día
    y las noches gélidas
    Tu orgullo confundió envidia,
    de la malsana avaricia,
    con los dolorosos celos,
    frutos de sentimientos
    despreciados e ignorados.

    Faro de esperanza,
    persiste mi oasis,
    en continua espera
    de mi desesperanza.
    Mi desierto…
    Un infierno cada día
    y las noches gélidas.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Envidia – Carlos Banks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s