Pescadores

 

Tú que afirmas que no versas,

 cuando dices

ser aire todo lo que respira,

 y columpias las miradas infantiles

presurosas de tu faro vigía,

“sabedes as sirenas bailan a muñeira

as estrelas do mar tocan a gaita

e coñecen os nomes de todoslos nenos”

 

 Ya viene, que ya viene, cien bengalas

el galeón de invierno entre los sauces,

el barco de palabras mensajeras,

los peces y los panes,

los ojos marineros,

las manos tejedoras de la madre,

sobre la red dedal de la sonrisa.

 

ya viene, palmatoria en ola,

 los pies arremangados

sobre el bosque de luna entre las algas

descalzando las redes sardineras,

trabuquetes, sedales y traínas

un baile de pinceles y acuarela

cristalera de luz en las marinas.

 

Me miras, me sonríes y no entiendes,

correntía de aludes sobre el día,

entre callosas manos,

fuerte el quiebro,

pescador de viento y diamantes

sobre la popa de las alegorías

 quizá no lo comprendes,

justamente, eso es la  POESÍA

Anuncios

Manifiesto

 

En primera persona

y modo indicativo,

te deseo

mis  manos hacedoras

humedecidas

del barro del poema,

y la escayola,

el torno alfarero

de la vasija de los versos

 

Segunda persona

modo indicativo,

me deseas,

tus manos figurantes,

gramaticalizadas,

re-tornando los verbos,

las manos

frag- ment-a-das,

en palabras, la plástica del aire,

viajantes,

a la conciencia de nuestras densidades.

 

En todas nuestras personas

nuestros modos,

las manos sustantivas,

a/normadas,

anómalamente despeinadas,

sobre las cuerdas de las dimensiones.

 

Vos/ Nos/ Tu/ yo

retrayendo al lenguaje,

distrayéndolo,

en su cauce in-directo,

proyectado

como una cascada abierta

y generosa

reactivando todas las oquedades.

 

Poetizo

poetizas

versaremos

nuestras manos

sobre la cintura de la vida.