Temperatura

 

A más de cien grados centígrados

la temperatura,

me alimenta,

aproximándonos,

álgebra bendita,

raíz exponencial de nuestro encuentro.

 

Porque temperatura

son tus ojos,

esos que reposan sobre los míos,

invitándome,

a transitarte en presente,

infinitivo,

primera de las conjugaciones

del verbo del amor.

 

Y temperatura

son tus manos

sobre mi cuello,

masajeando en sol

y deslizándose,

entre la curvatura de mi espalda,

volteando,

la clave imaginaria

todo pensamiento.

 

Y temperatura

son tus besos,

camuflados

entre mis labios,

navegantes,

distraídos,

esos besos

conjunción copulativa

de tu primavera en mis inviernos.

 

Temperatura,

eres tú,

liberado de ti,

de verbo impetuoso

y verso acantilado

 

Eres tú,

en más de cien grados centígrados

agua en oleaje,

sumando

la temperatura

de mi cuerpo.

 

Anuncios