Eloisa ya es poeta

Sus manos avejentadas se posaban sobre aquel trozo de papel, muy arrugado, que escondía un poema que escribió en su juventud e intentaban estirarlo lo mejor posible. La soledad se derretía en sus párpados, mientras desde la ventana de la residencia de ancianos, observaba el tránsito incesante de la calle. Se veía reflejada en aquellos rostros jóvenes que bulliciosamente corrian, galopando entre risas, en la madre que empujaba un carrito de bebé, en la mujer apresurada para intentar evitar no llegar tarde al trabajo, a recoger al niño, al supermercado, a la cita…y pensaba lo que cambiaría si volviera a ser joven. Escribiría poesía, se decía, solo poesía

-¿Por qué no lo haces? Una voz sonaba lejos. En la habitación no había nadie.

– Soy Melchor- dijo desde la puerta un hombre disfrazado de Rey Mago, con una barba blanca que parecía de esponja.

-¿Qué haga qué? Preguntó Eloisa.

-Escribir, es lo que quieres no, dijo aquel hombre.

-Ya soy vieja-dijo Eloisa-pero gracias por el consejo.

-El mundo precisa voces viejas- afirmó el Rey Mago- aquellas que ya saben que caminar, subir las escaleras, ser capaz de leer o poder ver la sonrisa de un niño, es un regalo. El mundo ya está lleno de gente que expresa ira, rabía, desazón o que demanda que la providencia le resuelva su suerte. Cuéntales que harías tú si fueras ellos.

-Yo lo que haría- A Eloisa se le iluminó la cara- es pasear disfrutando del aire por el Retiro. No puedo hacerlo, ya apenas puedo moverme por aquí, irme a tomar un café a la calle Mayor, sentir el calor del sol sobre mi piel y sobretodo volver a ver el mar, dejando que las olas mojen suavemente mis pies.!Qué feliz sería si pudiera volver a ver el mar!

-Lo vés. Eloisa, ya eres poeta.

Aquel hombre se marchó dejándole sobre sus manos una pequeña libreta, en la que estaba impreso su viejo poema:

Exigir al viento que exhale su oxígeno,

hablarle, para hablarse a sí mismo,

enfadarse con el arrollo bullicioso de una simple rima,

cuando las palabras no hacen piruetas,

ni manan libres entre las hojas del bosque.

Clamar al oráculo,

cortando la baraja desde el mismo lado,

y esperar, esperar, que todo cambie.

La diosa fortuna,

posada,

sobre un cetro de mentiras.

La nada es un concepto dificil

el vacío siempre esta repleto de partículas,

y recuerda siempre a ese grito de náufrago

buscando un pasaporte hacia el oasis.

Cerrar los ojos y abrirlos nuevamente.

Aunque es cruel la medicina del reloj,

es la que te indica,

cuando ya casi no hay tiempo,

que simplemente observar es un regalo,

Anuncios

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s