Resides en mí

Tú resides en mí,

eres el fruto

caramelizado de mis labios,

una explosión que desciende

rodeando

las alas de la noche.

Y somos

madera rojiza en este invierno,

recubriendo las ventanas de los ojos,

anhelando,

en la flexibilidad de sus vetas,

la floración de marzo,

ese diálogo

tan nuestro,

en una primavera de cerezos.

Anuncios

7 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s