Escalera

La introspección, a veces, es como un caballo que cabalga sin rumbo, desbocado, en los albores de nuestras ausencias.

Mil perdones por mis constantes ausencias últimas.

 

ESCALERA

 

Una escalera puede ser un puente al cielo,

un abrazo infinito apresurado,

el lugar de reposo

y el avance,

hacia el centro de unos ojos.

 

Pero una escalera también puede ser

un desconcierto,

que abruma en su giro tortuoso

el tránsito de horas,

un laberinto

que no sabe de unos labios calurosos.

 

El ir y venir de una noria,

constante retroceso,

sin impulsar el agua,

ni la noche,

en ese viaje a ninguna parte

que en ocasiones nos marca

la dentellada de la vida.

 

 

15 Comentarios

  1. Pingback: Breverias XLVI – jm vanjav hasta en 500 palabras+

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s