Luz de gas

manipulation-2735720_1920

Navego entre la niebla sin vislumbrar el faro,

el mar es siempre un esotérico compañero

y en sus formas aplaca los miedos ancestrales

marcándome en espuma las rocas traicioneras.

 

Hace sol, me dices, el día hoy es espléndido.

Aquí la tierra firme. ¿No la ves? Son tus ojos.

Te engañan y no ven la luz de mi mirada.

Yo siempre soy profeta de mares entreabiertos,

dibujante entre olas de aquellos labios tersos,

que no dejan de amarte por mucho que la noche

te traiga la tormenta y tu mirada ausente.

 

La niebla va calando los huesos infantiles

y no hay ingenuidad que resista al abismo.

No hay sol, ni luz, ni tierra, ni eres un profeta

sino un hombre perdido que busca alimentarse

de todas las lunas,  destruyendo mis mapas.

 

No creo pueda avistar la tierra si hablas a mi oído,

con absurdas respuestas que nadan en vacío.

 

Hace sol, me dices, mira qué bello día

ilumina las flores en la mañana abierta.

Te quiero, a mi manera. Lo sabes y te gusta

eres mi faro guía, la luz de mi sonrisa

aquella que tenías cuando nos conocimos.

Una noche cualquiera, en las aguas, perdida,

esperabas mis brazos y yo te di la vida.

 

Mis ojos ya no miran a través de los tuyos.

Ya veo tu tormenta, la bruma y la indolencia.

Tu vacío, tu horror y tus palabras huecas.

 

Avisto tierra firme. Estoy de nuevo a salvo.

 

Te enojas y te irritas, ¿no ves el mar del fondo?

¿No hacía un día espléndido? El cambio de estrategia.

El camino es oscuro, tú no podrás seguirlo.

Te arrepentirás de no venir conmigo.

 

No miro y me concentro en la mañana clara.

Tu noche sobrecoge tu mente despistada.

Explicas a la gente que estaba enajenada,

que no veía el sol, que navegaba ausente

y buscas en las aguas una nueva sirena,

que te cure esos males que yo solo he causado.

 

Espero no la encuentres por su bien. El destino

ya me indica el camino para este mi regreso.

Los árboles me escuchan y se abren a mi paso.

Ya veo la salida del cruel laberinto.

 

Estás loca, me dices, no podrás alcanzarla,

tu precisas mi ayuda, mis brazos, mi cariño.

 

Pero yo ya conozco que lo que tú no puedes

es amar

 

 

 

 

10 Comentarios

  1. Precioso querida.
    A veces hay que construir nuevas naos con esos árboles que encuentras en tu camino.
    Y seguro que serán de palos firmes y velas seguras.
    Y siendo tú misma la capitana, con un grumete que te adorne las noches será suficiente. A veces, para alguien que sabe gobernar entre tormentas, ni eso es necesario.
    Y aquellos que buscan sirenas serán enviados al fondo del abismo a lomos de monstruos capaces de encantar con sus vacíos sonidos que aparentan cánticos de mujer.
    Pero, quién al timón de su nave, curtida por navegar por los mil mares de la vida, seguro que encontrara los mares llamados Felicidad.
    Lo primero, un hacha para cortar árboles.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s