Y quién si no aquel que ha visto la oscuridad puede conocer la luz.

Has navegado por aguas tan oscuras

que tus ojos conservan ese brillo apagado

del tránsito del dolor.

Has reparado tus grietas, un punto de partida

para reescribir la memoria.

No debe pesarte, yo te digo

y me miras incrédulo, constante

rozando la vista con el suelo.

Sigues mis pasos con asombro

por la añeja calzada de regreso.

La vida es siempre una partitura abierta

y el futuro una sinfonía inacabada.

Cuánto duele lo que ya no es, dices

cuánto me duele…

Mientras, sigues rodeando de rosas

las piedras del jardín.

Lo ves, tu nuevo bien es mi bendición.

Ahora puedo oler esas flores…

Como un ánfora de piezas rotas

en las profundidades del océano

te bañas en el agua de tu nombre,

tu nombre renombrado,

y eres luz reconstruida

sobre la montaña de tu rostro.

3 comentarios en “Butzina Di Kardinuta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s