Atrapasueños

 

Existe una aurora de razones

para atrapar tus manos,

para que las mías,

acaricien tu espalda

hasta dormirte.

 

Podría navegar toda una noche

en esa curvatura,

la de tu espalda,

profunda latitud

en rumbo norte,

besarte en marejada

hasta que el infinito osase despertarme.

 

Podría caminar a pies juntillas,

entre las rendijas de tus sueños

y apalabrarte mariposas

para verte,

cada día,

de nuevo,

cuando el alba

convoca a los amantes.

 

Existe una aurora de razones

para atrapar tus manos

y para que las mías

acaricien tu espalda

hasta dormirte.