Fantástica

Ella vivía en el mundo de los sueños

para no lamerse el dolor

que deja el hielo derretido sobre los ojos.

 

Ella veía los sonidos

y aprendía su tacto.

Era la emperatriz de fantasía

sobre los colores de sus lunas

 

Devoto de su fé,

el bendecía sus mitos

blanqueando sus verbos.

 

Ella reía,

incesantemente,

dando fuego a la estancia.

 

La amaba,

la amaba tanto

que, cada madrugada

pintaba de púrpura  sus ventanas

para que despertase,

cada mañana,

en un nuevo paisaje de sentidos

 

 

Anuncios

No me dejes de amar

 

No me dejes de amar

aunque no brillen mis ojos

aunque mi sonrisa haya tropezado en amargura

y  la tarde no traiga nuevos frutos

No me dejes de amar,

solo recuérdame  y cuentáme

como la vida litigaba entre mis labios

y no había templo para el dolor

ni angustia que sobrecogiera mis rodillas

 

En cualquier momento

el águila que me empuja

el totem de la vida, la rueda mágica

retornará y girará de nuevo

la puerta de tus mundos y mis mundos

Y en cada tramo de noche

te amaré como si no hubiese días

te amaré hasta dejar mi piel entre tu risa

en las hogueras desafiantes al mar

salvaje de San Juan, solsticio y fuego

para compensarte cada sombra

por una luz de luna en primavera

 

No me dejes de amar

y yo prometo no dejar de amarte