Océano

Tú eres Océano,

navegante,

entre las densidades de la piel.

Reina y curvatura de la luna

que marca las mareas,

dando nombre

a la naturaleza de las cosas.

Esa manera tuya de guiar

con pies alados,

las murallas del imperio,

llamará la atención a quien se arroga

la fuerza

sobre las colinas de la muerte.

No le mires,

No te hace falta saber de él,

ni conocer sus besos.

Cruzarse con un semi-dios,

es, a menudo, un destino aciago,

 no habrá lugar para el agua,

y la desolación será la ausencia,

germinándose,

en los campos de arroz.

Tú eres agua y eres gota,

no precisas escudo,

ni fortalezas,

discurre

como gota de lluvia,

descendiendo,

 la espiral de los elementos.

Porque tú eres océano.

Anuncios