Quererte

 

Quererte en presente

Abrazarse con los ojos

tenerse hacia el mar

comprendiendo

la impresionante fragilidad

la labilidad de las mareas

sobre las olas de vida

Quererte

quererte, en pleno

un as de corazones

sobre nuestras coordenadas

ancladas en tu norte

Quererte,  en suma

en brújula y deriva

hacia tus besos

Quererte, sí

quererte

quererte en presente

 

Anuncios

Prometiste

                   Cuando queremos amor, a veces, prometemos demasiado, lo imposible, nos mentimos  a nosotros mismos y mentimos al otro, y por esa exigencia dejamos paradójicamente de querernos, de creer en nosotros y en nuestro amor. Este poema reflexiona sobre ello, exagerando esas imposibles promesas incumplidas con metáforas, y para concluir que el amor es más sencillo que eso. Amarse y nada más.

 

Prometiste, mil estrellas en mi cielo

golondrinas sobre el suelo

Un puente por explorar

hacia el lugar donde anida

la pasión que se destila

entre dos cuerpos que vibran

cuando se llegan a amar

 

Prometiste darme los besos más tiernos

abrigarme con silencios

atrapados en mil sueños

dibujando diamantes

sobre patas de elefantes

mil cuentos para contar

 

Prometiste cultivar más de cien flores

para que con sus colores

versaran mis sensaciones

arco iris hacia al mar

 

Prometiste, y en lugar de tu promesa

solo hay palabras que aprietan

y se esconden sin hablar

 

Tu, te dejaste de quererte

y por no querer creerte

tampoco creíste en mí

A ti mismo abandonaste

y me abandonaste más

mientras que pensando en vuelos

te aturdías en los duelos

de una promesa mayor

 

Yo no quiero

este tormento que sucumbe

este martirio que aturde

el amor sin terminar

 

Aún hay tiempo

Para, destronando aludes

amarnos sobre las nubes

Aún hay leña que quemar

 

Comencemos

solo con un simple beso

sin tilde, solo con eso

sin promesar que contar

 

El amor no requiere tanta escena

ni tanta promesa bella

Solo amarse y nada más