Compás del viento

Déjame agarrar tu mano,

unirme a tus pensamientos,

abarrotando tus besos,

desbaratando tu aliento,

Inigualable cual verso

que se apaga y que se enciende

que se enerva, que comprende

y deja sin argumento

A todo lo que yo siento

 

 

Y es que es rojo este silencio

y son dulces los cimientos

de los besos que aquel día

me dejaron escondida

una flor en la cortina

 

Voy imaginando el cielo

en cada compás del viento

para regalarte un trozo

por cada vez que te tengo

entretejido a mis ojos,

calando mi pensamiento

que retoma, que resurge

en la barrera del tiempo

 

Y quién quiere serlo todo,

cuando puede ser beso,

que se quede muy pegado

como la piel al deseo

a todo lo que yo quiero

en cada compás del viento

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Tres reflejos

Juguemos a un juego al tiempo

que buscamos tres reflejos

los tres lo tiene la luna

para iluminar de lejos

 

Tres Reflejos en la luna

son espejo de esta tierra,

el que mana, el que responde

el que abraza, el que te eleva

y aquel que al punto recoge

el todo en la misma esencia

Tres espejos, cara oculta,

un don para el que comprenda,

lo que une, lo que nutre

la vida que te alimenta.

 

Tres reflejos al instante,

tres prismas equidistantes,

En ángulo extremo y recto,

Y es aquel no manifiesto,

aquel que tiene la llave,

el que contesta la clave,

de lo tuyo y de lo nuestro

 

Juguemos a un juego espejo,

del que busca tres reflejos,

que también llevamos dentro,

y mientras buscamos juega

que esto que gira no es cierto

es algo que se asemeja

a la realidad del tiempo

 

 

Hacia mi

Me desafío, me reto,

me invento y reinvento

Me creo, quizás me crezco

El mar se me antoja muy lejos

y mis manos no sirven de remos

reencuentro, me siento,

sé que hay lugares oscuros, pero muy propios

que rehúyo, que dudo, temiendo.

Es complicado reconocerse

batiendo salvaje los propios muros.

Me veto, me impido, me intento

me importuno, me alejo,  me cerco

El miedo se apodera en este trecho

El oleaje de mi mente me nubla

Pero el silencio me empuja

Y es entonces, cuando

me invade una energía impropia

que me sumerge en un espacio interior

donde el sonido y el color se asemeja

donde los rostros no tienen imagen

y ya nada se aplaza.

Inhalo la vida, me concentro, observo

y una pequeña flor resurge sobre mis ojos

para recordarme que tras el peligro

se encuentra un jardín de flores incontables.

chapotear

Chapotear recuerdos:

Juguetear con el agua en las rodillas,

pisando charcos, saltando de puntillas,

apretar los dientes cuando la noche vibra,

y recordar,sintiendo,como pasa la vida

unas veces en gris, otras abriendo el día

abrazarte en silencio, rozando tu mejilla

son las cosas que importan, quizás, las más sencillas