¿Quién quiere serlo todo?

Y quién quiere serlo todo

cuando puede ser un beso

que se quede muy pegado

como la piel al deseo

cada vez que yo te tengo

 

Anuncios

Precipicio

En un vuelco, la nube, impredecible y fría

dibujó un precipicio en lo que más quería

y llovieron cristales abarrotando el día

observando implacable como pasa la vida

abocando a mi suerte aciaga y detenida

cuando ya nada vale, cuando pesa la herida

cuando el dolor convierte la luz en agonía

 

En un vuelco, la nube, impredecible y fría

dibujó un precipicio en lo que yo más quería

apostando entre hielo la derrota más mía

alborotó mi cielo de la más triste umbría

 

Y mientras maldecía aquello que venía

la luna , clamorosa, en azul ya se abría

cual puente entre las nubes que de blanco teñía

e importó a mi silencio la tenue melodía

Aquello que era negro y todo ennegrecía

al fin y poco a poco, mi mente diluía

Aproximado en salto, abril en valentía

crucé el hielo amargo y ahora en la otra orilla

me encontré con mi misma a la vuelta del día

 

 

Pesadilla

Hay veces que  me siento temblar

Inapreciable e invisible

sobre el extremo de una cuerda

indivisible con mis pies

No me caigo

sostenida en el sueño

 

El aliento del precipicio

provoca un escalofrío sobre mi nuca

la alerta del abismo

No tengo más cuerdas

Pesadilla

Movimiento

Movimiento

Impaciencia de ir sumando tiempos

Ese ir y venir, volver, salir, correr, llegar, marchar, partir

Un día tras otro día cayendo en plomo sobre el calendario

entretenidos en el devenir de una nueva exigencia

Van pasando los días y parece que la vida se desliza en nuestras manos

Es posible optar por un viaje distinto

Idear un vuelo sobre el campanario de los pensamientos

cuando vibra la noche con destellos azules

sobre las notas que el agua compone en la cascada

y la música incita a bailar entre corrientes

permitiendo humedecer los pies mientras salpican

la sintonía sinuosa de sus pasos

La fuerza de sus ramas

Reproducir de nuevo un poema realizado hace un año resulta doloroso. Llorar otras muertes de nuestros hijos en una Europa que debe seguir manteniendo “la fuerza de sus ramas”. Aunque expresa el dolor de Europa, supone igualmente un abrazo a todas las  víctimas en todas las partes del mundo. No a la violencia en cualquier momento y en cualquier lugar.

 

 

Rompo mi luz en grito desgarrado

y no encuentro acomodo.

Me revuelvo, me rasgo, me impetro, me ignoro.

Resquebrajada y hecha trizas

 

Pregunto: ¿Dónde están los soles de tus noches?

¿Dónde está el Thor implorando al caldero de la vida?

¿Dónde se halla el universo de cien lunas?

 

Me temo que cuando Beltaine zurce la cinta para esconderse,

las amazonas no se hacen visibles,

y ya no hay duendes para escogerte

ni zapatos para recorrerte

en la anchura generosa de tu nombre

 

Si un día, te dejaste raptar entre guirnaldas.

Al menos hoy, posee el toro blanco de tu fuerza,

resurgiendo en Avalón con tus cuatro hadas

y las manos llenas de manzanas.

 

Nuestro círculo de fuego se torna en lágrimas

desgarradas  en la suerte de sus hijos,

y he ahí el roble,

árbol herido  que nos muestra su mejor verde

nos está esperando para descubrirnos

La fuerza de sus ramas.

 

Binarias

           Algunas veces una estrella son en realidad dos, a veces brilla una, otras veces la otra reduce la curvatura de su luz, hasta llegar a la fusión. Me gusta la metáfora para describir el amor.

 

Fusión y traslación

en órbita confusa

me dibujo en mi rostro

cual sistema primario

para retroceder

mínimo secundario

a tropezar tu piel

Ligero recorrido

de este eclipse binario

que forman tus latidos

Aun lejos de mi vientre

Aun pasado el solsticio

Aunque no pueda verte

Quizá nunca te has ido

Pues algo queda dentro

en todo lo vivido

La curva de tu luz

en giro compartido.

 

 

 

 

Cuento/ Conto

 

Pensando unha historia, lémbrame aquel conto

dunha dama triste e un trasno pequeno

Cal trasno e traveso, durmíase nun sobre

e escondía cousas, non se nunca onde

para que a dama cando as quixese

sempre as buscase, máis nunca tivese

A pequena dama xa desesperada

Imploraba ao trasno que sempre lixeiro

dáballe o achado, gañándose un bico

Algo imaxinado,  pouco mentireiro

Unha realidade que cambia dun brinco

toda tempestade e a cor do teu nome

Fica nos meus ollos, troquela esta sorte

Feixe que xa non sexa figura entre lúas

que vaga en desertos, ríos e torrentes

A pequena dama fixo luz en sombra

Torque de metal, transformada mente

aquel feo trasno convértese en neno

Din, aínda, se queres, durmido,

podes velos xuntos xogando entre o trigo

ou chapoteando nas augas do miño.

…………………………………………………………………………………….

Pensando una historia, me recuerda un cuento

de una dama triste y un duende pequeño,

cual  trasno y travieso,  dormía en un sobre

y escondía cosas en un sitio nuevo

para que la dama cuando las quisiese

siempre las buscase y nunca tuviese

La pequeña dama ya desesperada,

imploraba al duende que siempre ligero

le daba el hallazgo, ganándose un beso

Algo imaginado y algo de mentira

Una realidad que cambia y que rompe

Toda tempestad y el color de tu nombre

Mírame a los ojos, convierte mi suerte

Haz que ya no sea figura entre lunas

que vaga en desiertos, ríos y torrentes

La pequeña dama hizo luz en sombra

Torque de metal, transformada mente

y aquel feo trasno se convierte en niño

Dicen, todavía, si quieres, dormido,

puedes verlos juntos jugando entre el trigo

o chapoteando en aguas del miño.

——————————–