Las manos del diablo

Las manos del diablo

tejen fuertes

las enredaderas del silencio,

los rincones del miedo,

los olvidos,

las amargas cadenas de los cuerpos

Hace tiempo que medito sola,

encabalgando los versos

que visitan huidizos

las terribles cábalas,

la güija visionaria

que desentierra

las ánimas ausentes.

Prometeo ya no trae el fuego,

ni hay démones en los banquetes,

La sombra, acostumbrada,

a la sinrazón del devenir constante

de la superviviencia.

No es firme el suelo que pisamos,

porque la mano del diablo teje

las enredaderas más obtusas,

quebrando la materia de los hombres,

trastocándolas

en patéticas marionetas de un carnaval hambriento

de un carnaval saciado

por la sumisión a la mentira

en la publicidad del autoengaño.

Si el camino es la muerte

y he aquí la muerte en vida,

postrada en la suerte de un telediario

y las golosinas de una tarde de invierno.

La única forma de salir de este miserable giro

es comprender que el diablo

es fuerte

porque nos creemos débiles

e ignorantes.

Anuncios

Reinventarse

Reinventarse,

como un código de desbloqueo,

de los acantilados de minutos,

 cuajar las horas,

desplegar las rutas,

siendo timón en mar

de turbulencias.

Sea, pues, la pirotecnia entre su ropa

y mapamundi los amaneceres.

Reinventarse,

entre los soportales de las rúas,

porque Compostela es una isla,

en los mares de su boca,

y yo la convergencia de sus tronos.

Atlántico en imperio,

mar de dentro,

vestido en marejada.

Regresarse

en esos atardeceres,

susurrantes,

cascada sobre dunas,

claroscuro,

esculpiendo la luz.

El poniente siempre barniza las miradas,

formateando la memoria de los versos,

en la floración de los sentidos,

el desgobierno de los vientos,

los venideros días, peregrinos,

del sol que desnuda tu cintura.

en el remanso de todas las auroras

Un alfabeto para amarse, también en febrero

En mi libro, un alfabeto para amarse, hay un poema que se nomina NOTAS DE AMOR. Es el poema desnudo.En su momento, sirvió de engarce en un juego que intentaba emular la canción cortesana. Como quiera que se acerca San Valentín, que mejor forma de recordarlo, con esta proposición que simula el cortejo cortesano y en el que introduzco, ahora sí, las notas de amor, que trastocan los objetos de siglo, hablando de metros y luceros.

Espero que os divirtáis.

Ahí va….

TE PIDO UN MINUTO DE TIEMPO

Te pido un minuto de tiempo,para convencerte, de que yo te quiero,
prometo en este momento, que yo solo siento, un amor sincero,
te pido un minuto de tiempo, que escuches al viento, que viene ligero, arrópate de mis caricias, en su mejor brisa, de un martes de enero.

Presiento que si tú me escuchas, no te olvidarías de cuanto yo espero
tenerte en mis brazos muy cerca, unir nuestros labios, en solo deseo,
rogando a la estrella del cielo, que a ti te regale, su mejor lucero,
y  así que en el firmamento se escriba tu nombre con todo su esmero.

Presiento que si tú me escuchas, no te olvidarías de cuanto te quiero,
prometo en este momento, que yo solo siento, un amor sincero.

Te pido un minuto de tiempo, que llega la noche y se enciende el fuego
y siempre una llama encendida, para recordarte, también en febrero.

Te pido un minuto de tiempo, un solo minuto, de todo este invierno,
presiento que si tú me escuchas, no te olvidarías de cuanto te espero

Un roce, una palabra viva, la flor de tus ojos, el amor que esconde
aquella sonrisa en la calle, las horas de metro, el verso, un acorde
silencios que duelen, tus labios, tu rostro, la vida, y ya no sé dónde
existe un lugar que no traiga, grabado en mis ojos, ya solo tu nombre

Te pido un minuto de tiempo, un solo minuto, en todo este invierno
Prometo en este momento, que yo solo siento un amor sincero

El instante preciso

Demando tus manos,

para que dibujemos un mapa

de la alegoría de la vida.

No siempre nos tenemos

en el instante preciso,

cuando la lluvia escampa

las aceras mojadas

y puedes observar la correntía

del agua en manantial

de la palabra.

No siempre nos tenemos

con acierto,

en ese asentimiento

cómplice

de la aceleración de las miradas.

Pero cuando nos tenemos

en instante preciso

y con acierto,

el tiempo no es constante

ni paisaje,

sino pulso,

que impone la lírica

sobre la gravedad del mundo.

Levitamos,

en ese espacio,

donde los amantes se confunden

en la sola identidad de su materia.

Falarei de ti

Mi abuela siempre me decía ¿Un poema en castellano? Yo la poesía la pienso en gallego.

Siempre fuí despistada, así que de adolescente más y mis poemas quedaban siempre sobre la mesa de mi cuarto. Mi abuela los recogía, los leía y me contestaba con otro en gallego. Era como decirme, suavemente, que escribiese en gallego. Como se lo debo, voy aglutinando un pequeño grupo de poemas que quizás algún día verán la luz, para saldar esa deuda que tengo con mi abuela, y sobre todo con la lírica, porque las notas descienden suavemente sobre los versos cuando “se fala en galego”. Hoy he recibido una crítica literaria, de esas que dan aliento para proseguir depurando esos versos, en esos pequeños ratos que tengo de tiempo fuera del ritmo que impone el trabajo. Si me dio vértigo publicar en castellano, no resulta difícil imaginar cuál es mi vértigo, cuando en ello se me va complacer a mi abuela, que me dejó hace tiempo en este mundo sin sus arrullos, pero la cual está presente en la persona que yo soy. Os dejo la crítica:
http://brujulasyespirales.blogspot.com/…/amarse-con-todas-l…
AMARSE CON TODAS LAS LETRAS
Un alfabeto para amarse Pilar Astray Chacón Huerga y Fierro editores, Madrid, 2018, 108 Un alfabeto pa…
brujulasyespirales.blogspot.com

Mi carpeta de poemas

Cuando no había “nubes”, en la prehistoria de la tecnología😊, yo guardaba mis poemas en una carpeta. Hoy miro su papel, amarillento, como un acto de ternura, y desde el cariño hacia aquella adolescente ( yo misma hace tanto) desempolvo por primera vez uno de ellos, de esos que silentes, quedaron guardados en el recuerdo,

Ahí va…

Mil perdones a mi yo adolescente😊


VENTANAS

Como un presentimiento,

la llama

desde dentro,

alertando el cuerpo,

con nombre propio,

en la llanura de la vida.

Muchas veces, me pienso,

sobre un futuro que confunde,

las cadenas sobre versos encendidos.

Yo misma trato de avistar

-tras la ventana de mis ojos-

el tibio renacer de una esperanza