Tú eres realmente valiosa

 Cuando vivimos con nuestro propio verdugo y la relación no es sana se inicia un camino de sufrimiento, un bucle permanente de espacios de calma y dolor, del cual es muy difícil salir. He intentado ponerme en el lugar de las personas que han sufrido maltrato, para dedicarles este poema.

 

Tú eres realmente valiosa

 

Cuántas veces me negué, cuántas

encogí los hombros para caminar invisible

mirando hacia el suelo,

contando bordillos para poder llegar sin lastimarme

cuántas veces miré con esos ojos- herida

clamando un rescate de mi angustia

Rescate imposible porque yo

seguía ahogándome con mis propias manos

En el mismo sitio, en la misma baldosa

cada vez más fría y más rota

Cuantas veces me escondí

Y aprendí a tener un rincón secreto para mis sueños

Dentro de una caja de cartón

Cuantas veces volteé una y otra vez una moneda

preguntándole al oráculo la salida

Perdí la alegría, la empatía, las ganas

Y dejé de contar las fases de la luna

Como una hormiga diminuta

No queriéndome ver, ni sentir

Pero una voz dijo BASTA

Basta de mendigar un buen trato,

Basta de arrastrar los pies por las aceras

Basta de ver pasar la vida sin vivir

Y me hice fuerte, me hice valiente

Al fin y al cabo, ya nada tenía que perder

Ya estaba muy abajo

Ya precisaba supervivir

y subí los peldaños de cinco en cinco

para llegar a las murallas y respirar

Y me hice libre,

para bajar y subir las escaleras a mi antojo

Para equivocarme con la talla de los zapatos

y poderme reír,

Reír hasta el amanecer

 

Por esto ahora yo estoy aquí

para enseñarte que se puede abrir la puerta

para acompañarte en tu subida

para consolarte en tus caídas

y para pedirte que no permitas más que te maltrate.

porque solo una lágrima tuya vale más que cien mil palabras de perdón

porque tú  mujer de las mil lunas

Eres realmente valiosa.

 

 

 

 

Anuncios

Y vamos de cumpleaños

             No me creo ni yo que lleve un año escribiendo en un blog. No porque antes no escribiera, porque lo he hecho siempre, sino por aquello de publicitar, aunque fuera mínimamente, mis poemas. Yo guardaba mis poemas, como en la película de  Jim Jarmusch ” Patterson”, en una libreta secreta. Bueno, un archivo secreto, dentro de una carpeta de mis documentos, que ni siquiera nominaba como tal, por sí alguien de mi familia cogía mi ordenador. Y esa carpeta secreta, ya fue un logro, porque en años anteriores era maestra de la improvisación y de la temporalidad. Valía una servilleta, un embalaje de alguna cosa o un trozo de madera, y tan pronto lo escribía, muchas veces se perdía en cualquier parte, o lo tiraba (si lo confieso, lo tiraba).

            La idea de hacer un blog surgió de un propósito de año nuevo. Y he aquí un año más tarde, solo puedo tener agradecimiento. A los amigos de siempre, que me soportáis cuando lo comparto por las redes sociales, a los nuevos amigos, a los desconocidos que me visitan y como no a mis seguidores, porque me han hecho sentir que quizás no me he equivocado desempolvando la libreta secreta.

                Desempolvar la libreta secreta me ha aportado mucho. Reconocerme, esa parte de mí que siempre ha estado ahí, y además, con esa visibilidad de lo que es parte de mí, crear más y aceptarme como tal.  Curioso, llamo poeta a los demás, oigo como los demás se llaman poeta, pero yo todavía…ay como Patterson..no me atrevo a llamarme poeta ni me denomino como tal.

        Bueno digamos que llevo un año escribiendo en un blog. Ya es un paso.

       y TODO ESE PASO GRACIAS A VOSOTROS.

  MUCHAS GRACIAS.

He cambiado el formato, no sé si para bien, pero he sentido la necesidad de visualizar un cambio para otra nueva etapa. Otro peldaño.

Quiero escribir un soneto cada día

                       El disfrute de lo simplemente estético. No importa siquiera las palabras que se emplean. La semántica pasa a segundo plano. Suenan las notas, cada sílaba se entrelaza dejándose llevar.  El orden y armonía nos aporta serenidad y paz. A la vez un estado anímico que nos ayuda a enfrentarnos a los problemas de nuestro día a día. En un mundo acostumbrando a analizarlo todo, a demandarlo todo, quizás lo más sencillo se nos escapa. Porque lo sencillo no es lo simple,  hoy es más complicado hallarlo

 

 

Yo quiero escribir un soneto cada día

(O mejor dicho…puede que quiera escribir un soneto cada día)

y cuando nos despierte la mañana,

tú lo encuentres grabado en la ventana

puede que quiera regalarte poesía

 

 

Abrir la luz de la palabra sana

brotando de mis ojos la alegría

Atrapados de amor, ahora su guía

en clave cuando versas la mirada

 

 

Y por mucho que pasen las semanas

no quiebre el sol la dulce sintonía

de estrellas en la tarde calma y llana

 

Puede que quiera regalarte poesía

puede, tal vez, que sí, al fin, lo haga,

amor, bendito mundo de utopía

RETANDO A DIOS

            Desde las Religiones, desde la Filosofía, desde la Ciencia, desde la Poesía, buscamos explicaciones a la existencia. Este poema pretende ser un homenaje a aquellos que trabajan incesantemente en encontrar respuestas, y también, un canto a la propia existencia.

 

Retando a Dios

Crear un universo

Sin coherencia, vagando a la deriva

Función impar en plano dividida

cual luz azul perdida en la materia

Agreste al ruido, en la  fisura abierta

que entrelaza las nubes en la niebla

Buscando explicación

y siempre a tientas

 

Retando a Dios

buscando implicaciones

y comprender la huella revertida

por  gravedad  en densidad y deriva

la contracción al punto de partida

hora de ayer, en suerte revelada

como un atisbo de sol en la mañana

 

Retando a Dios,

Creando un universo

aunque parezca extrema la inconsciencia

quizás es el gran tributo de la ciencia

 

Y poco a poco, tomando ya conciencia

Permítanme, esta vez, esta licencia:

No hay nada casual de la cadencia

en este carrusel de la existencia

 

 

Vayamos, pues, en giro introspectivo

Hay que girar, sin detener rebote

a 180 grados en pivote

y si al final, no hay nada que derrote

este carrusel, ni viento que le sople

en todo caso, nos será divertido

diremos que hemos sido entretenidos

ya sea para bien o a quien le importe

SUPERNOVA

                 En ocasiones la vida nos sorprende con acontecimientos que determinan un cambio brusco. Lo importante es que esta transformación no implique una pérdida total y que tras ella podamos emprender otra vez un nuevo rumbo.

           Este poema, utilizando como metáfora la supernova, nos habla de esta autodestrucción por la resistencia al cambio.

 

Cuando la nube ya gira

en un espiral de flores

la cinta de tus colores

ya se ilumina en el mar

 

Es tu estrella la que brilla

Es el ciclo de la vida

El calor que lleva al fuego

de la juventud prendida

Siempre en constante jauría

en expansión compelida

por el frio seductor

 

La vejez te lleva al hielo

encorsetando tu vuelo

y mudando tu color

 

Pero, ay tú, mi querida amiga

resistente más que fría

haces explotar tu herida

en bronca aceleración

y sorprendida entre luces

ya no te das por vencida

resistiendo la estampida

acolchada en un neutrón

que se detiene en lo denso

para manejar los tiempos

en constante interacción

de la juventud perdida

y  tu cambiante atracción

 

Se va trocando tu día

el viento te convertía

a medida que morías

 

Progenie de nebulosa

en doce masas solares

con remolinos dispares

más allá de vendavales

mi querida estrella airosa

aún impresionas hermosa

 

 

 

 

 

 

 

Soltar, crear, lograr

                      Muchas de las recetas mágicas de autoayuda, nos informan, entre otras cosas, que para liberarnos de nuestra angustia hay que soltar,  para crear hay que meditar y  para tener éxito hay que pensar en que dicha posibilidad es alcanzable.

                  La primera receta, “soltar”-palabra hoy en día en boga- implica algo más que un olvido, o el perdón(perdonarse a sí mismo, perdonar al otro, perdonar a todo) de los problemas relacionales. Implica una actitud. Me abstraigo de mí, me retraigo, para comprender que puedo resolver las cosas sin que me agiten, que puedo observar las secuencias de la vida con más calma y, justamente, desde dicha observación comprendo que son solo secuencias y aprendo a dominarlas. Por así decirlo, salimos de la pantalla y nos situamos como espectadores de nuestra propia historia, pero liberados de toda carga como personaje (dolor, ira, perfeccionismo, orgullo…) y así nos damos cuenta de que podemos con los problemas, que los resolvemos desde la calma y la serenidad. Y como estamos en serenidad, también  miramos al otro con otros ojos, no nos irritan sus defectos, no corregimos o juzgamos aquello que no resulta necesario o imprescindible; si lo debemos corregir , lo hacemos sin carga, sin ira. Comprendiendo su camino, dejamos ir a aquello que debe irse.

           Para crear hay que meditar. Hay que ser un pez, fluir en las aguas más profundas de nuestro interior, dejar que brote. Ahí está la puerta de la creatividad, para el arte, pero también para la innovación científica o el emprendimiento en todos los órdenes. Meditar no es ponerse a pensar en silencio sin más, ni pensar como perfeccionarnos, como llegar a más, metas, objetivos, críticas. A medida que lo lees, lo notas, verdad. Si ya sabes  lo que implican estos pensamientos: la enemiga ansiedad. Eso no es meditar. Meditar justamente es liberarse. Observar la naturaleza, los tonos de la habitación, el reflejo del cuadro, abstraerse en el color del mar, y es en este momento mágico cuando surge la luz y la inspiración.

        Para tener éxito hay que creer en la posibilidad. La forma de pensar encorseta nuestra actuación. Si yo creo que soy un patoso o una patosa y que no podré bailar esa canción, no lo haré. Mi cuerpo se agarrotará con la tensión y no me permitiré a mí mismo sentir la música. Cuanto más pienso que algo es posible, más posibilidades tengo de alcanzarlo. Pero os digo un secreto, aparte de creer en nosotros, hay que desear cumplir dicho reto, pero no tanto; desearlo poco. No temer a perder, no temer a fracasar, no temer a no alcanzarlo, que en realidad no importe tanto, porque el deseo angustioso, por mucho que nos forcemos en creer que es posible, nos tensa y hace que se aparte la oportunidad.

     Comprendiendo el orden que rige las cosas, tomamos conciencia de su sentido. Y las pistas para tu comprensión, las has tenido ahí desde tu nacimiento. Reflexiona. Seguro que empiezas a verlas.

   Buen viaje.

 

ACORDE EN TRES

   Vivir implica una evolución constante, cambio sobre cambio. En ocasiones sentimos el vértigo de este movimiento y nos aferramos al pasado. Tememos. Que el tiempo por venir sea pleno depende de la capacidad de soltar, de adaptarse, de modificarse.  Y de ahí misticismo del arpa y la gaita. Alegre y meláncolico. La esperanza del partir y la melancolía de lo que se deja, en definitiva el temor al paso del tiempo.

       Suena el poema como el son un bardo na nosa terra ancestra/ en nuestra tierra ancestra.

 

         ACORDE EN TRES

Suena el arpa, acorde en tres

Triada en tercera y tónica

Torque a fuerza, gran trisquel

Comienza el bardo a leer

cuenta cuentos, cuenta historias

todo está por suceder

 

En intervalo las notas

escalera entre peldaños

y con los toques de antaño

suena la gaita y las horas

te recuerdan al ayer

cuando saltabas las olas

salpicándote los pies

contando dunas en marzo

atrapando caracolas

 

 

Suena el arpa, acorde en tres

cuanto tiempo, cuantas rocas

cuanto temor a un traspiés

cuantas noches a deshora

para no saber volver

ni dónde vamos ahora

 

Qué difícil entender

que quizás por lo que lloras

es porque temes perder

lo que tú ya no valoras

todo está sin suceder

 

 

Parece una paradoja

un acertijo al revés

que la soledad ahoga

y  nos lleva a no dejar

lo que se debe soltar

para no encontrase a solas

 

Avanza la tarde en reto,

lo que sabes ya lo ves,

y en un círculo completo

lazo y nudo de otro tiempo

entrelazado en tu piel

 

Suena el bardo, cuenta cuentos

triada en acorde en tres

Parece que lo he contado

Todo está por suceder