Presentación de Un alfabeto para amarse

Ya se me olvidaba contaros cómo fue.

El día 27 de septiembre se presentó Un alfabeto para amarse

auditorio presentación n

En el Museo Municipal López Villaseñor de Ciudad Real.

Fué un bonito día, de firmasfirma

Con la magnífica voz de mi queridísima Boadicea, dando timbre y aire a mis poemas

 

y brindamoscharo pilar y yo

Yo, mi queridísma Pilar Astray Boadicea y Charo Fierro

y  todos los asistentes

y continuó…

Gracias a todos por los ánimos previos.

 

 

Una rosa

A veces no damos importancia a los regalos de la vida, salvo, cuando se marchitan.

 

Una rosa te di,

como palabra

de pétalos cobalto

y verde oliva,

de risas maceradas en paciencia,

soñante de venidas,

paraguas de aguaceros,

una rosa te di,

empoderada.

Esa rosa pequeña,

de amplio cáliz,

la que se marchitó

por no cuidarla.

 

 

Buscando salida

Observo el autobús, detenido, en su parada

y no hay asiento para mí,

pero se abren las puertas,

hay gente que me dice que entre,

mientras yo me refugio en el anonimato de un portal,

sin querer subir,

sin querer salir,

sin más explicaciones.

Yo ya no puedo tomar esa parada

ya no me llevará a ningún lugar,

porque yo ya no estoy en ninguna parte,

soy una errante,

con ganas de asaltar

a mi propia sombra,

de perpetrar un atraco

a los depósitos de mi presente.

Por eso hoy no me gustaría tener más piel

que la mía propia,

ya se me ha agotado el espacio en la caja de los golpes,

y  no tengo repuesto en mis tacones.

Mente en blanco,

respuesta, no dolor,

alfil en cuadro,

mente partida,

oblicua en el tablero,

mente embargada

ausente en el diario,

suplicante una mano que le empuje

a cualquier parte,

a cualquier autobús,

a cualquier día.

 

Cuando el amor se bastaba

La luna ya no me avisa

de la luz de tu mirada,

tus ojos ya no responden,

entre mentiras calladas,

agujeros en esquinas

de todas nuestras palabras.

 

Y mientras pasan los días,

y tú crees que me engañas,

yo ya solo tengo lástima,

de lo que fuimos un día,

cuando el amor se bastaba.

 

 

Voltios

Esperando el tren, presiento

que los 25.000 voltios que anuncia el poste eléctrico

desafiando la vía,

no serían hoy suficientes para hablarme,

ni siquiera para optimizarme

como un androide cualquiera, viajante,

a las profundidades del otoño,

y ya van más de tres, los poemas

que se “auto-liberan”

desafiando todas mis premisas,

las confabuladoras de emociones,

desde la ajenidad imaginaria.

 

Y ahora, aquí, estoy,

tan presente y tan

ausente, de metáforas,

se perdieron en un frasco de café,

reñidas en mis identidades divergentes.

El rayo que no cierra las heridas

y el páramo de toda encrucijada.

 

Sin duda, si no fuera tan emocional,

todo pudiera ser perfecto,

caminar a mi lado en homogéneos trazos,

pero mis curvas son imperio entre mi ropa

y en el universo de mi mente,

así lo será,

soy concentrado

a veces peligroso

del azar del tiempo.

 

Todo pudiera ser bonito

sino supiera lo que piensas.

 

Perdida

La luna no protege el canto de las sirenas,

mira cómo mece el sonido del viento

La tarde está en silencio

y hay quien no escucha la canción.

 

Siempre

esta maldita sensación de haber equivocado

todos mis rumbos,

mi isla no es de este océano,

no hay viraje

que no exija una pérdida.

 

Yo soy la postura que emborrona,

más confusa que nunca,

la tinta sobre el papel,

la que derrama,

las lágrimas,

sobre la fotografía de tu ausencia.

 

Lástima que no te duela, lo que a mí me duele.