Amores no amores.

Amores que matan, amores no amores

amores que exigen, que tientan, que atan

que quiebran tus besos y te dan un vuelco

a la vez que atrapan.

Amores no amores, que lloran, que callan

que cierran la mano cuando el tiempo aguardan,

amores que matan, que imponen y exaltan,

amores perdidos, en fin discutidos

sin tiempo ni tiento, en encubrimiento

cómplice y testigo que el dolor delata

en rostros caídos y en espaldas anchas,

amores no amores, amores que matan

 

Amores no amores, cárceles de fuego

siempre hay una nube surcando los cielos

Hay una salida: rompe la baraja

y en cualquier momento emprende tu vuelo

Que yo aquí te espero.

Anuncios

anti-materia

Los que de la posesión hacen un rito

y buscan su mejor posición en su tenencia

Obvian que la materia es lo más irreal que encontramos

Y que si yo soplo su intranscendencia

se quedan desnudos bajo la nada.

 

Los que saben hacer de la emoción un triunfo

y centran sus energías en el sentimiento

aún, siendo más puros que los anteriores

pierden su transcendencia en la delimitación de su ego

 

Los que saben comprender la paz de la simplicidad

Sobreponiendo el aliento entre bastidores

Esos  son poetas.

Me estoy enamorando de tí

Me estoy enamorando de ti/

me estoy enamorando y lo sé/

por eso aunque lo evite/ no puedo resistirte/

y tengo que decirte —que yo/

me estoy enamorando de ti/

me estoy enamorando y lo se/

jugando con la luna de abril/

atrapada en la arena/envuelta en tu marea/

no pienso en otra cosa/que tú me vuelves loca/

Por mucho que lo evite/No puedo resistirte/

Y tengo que decirte— que yo/

Me estoy enamorando de ti/

Por mucho que yo quiera/es este mi destino/

no hay nada que no pueda/

sino  estar contigo/sino es vivir contigo

buscándote en mi piel

Por mucho que lo evite/no puedo resistirte/

y tengo que decirte …que yo/

Me estoy enamorando de ti/

me estoy enamorando y lo sé

No me digas que no hay tiempo

No me digas que no hay tiempo,

que no tienes un momento para mí

que te ahoga este  silencio

clave y sol de cien  tormentos sin sentir

marejada a rienda suelta,

encalada la tormenta,

encallada tu respuesta sobre tí

y dime si estoy presente

por qué soy  inexistente

me sonries como ausente

ignorada en el desierto

piedra perdida en intentos

buscando sobrevivir

 

 

 

Tarde de lluvia

La lluvia parece querer romper los cristales

y sin embargo tú, abres tus  ojos a la luz, sonriéndome-

Me aferro a tus pequeñas manos envejecidas

preguntándote por qué piensas que es sencilla la vida,

mientras transformas mi tiempo en crucigrama.

Extiendes una pequeña tela de colores

pero es tu  tacto el  que entrelaza sensaciones. Ese tacto

que huele a hierba y a tostadas con mermelada de ciruela

ese tacto de abrazos

Permaneciendo en tu aroma

como en un sueño consciente me detengo, observándote

cuando, curiosamente, un soplo de viento sacude la ventana

recordándome que hace más de diez años que me faltas.