Se quedó

raindrops-968959__340

Se quedó en el cristal de mi ventana

una gota de lluvia  que asemeja

a una lágrima azul que quedó presa

en la lámina gris de la persiana

 

Aquella lágrima, detenida, impresa

armada de valor,  engalanada

pues no  hay tela de olvido que proteja

el destierro del alma enamorada

cuando el amor se va y no se acaba

 

Lenguaraces y chismos@s

yada-yada-1432923_960_720

Rima divertida para comenzar este fin de semana.

 

Lenguaraces y chismosas

Tertulianos de café

Un mundo de papel rosa

gente llamada famosa

que se ordena por “caché”

Diretes, dimes y chismes

en bucle hasta amanecer

que si aquello, que si esto

si fue listo, si fue infiel

si no quiere ya a su esposa

si se dejo de querer

si miente porque  con otra

se le vio bailar ayer

Es tan turbio ese lenguaje

tan agresivo el cartel

que aireando sus miserias

en palacetes de feria

o inventándolas después

ofrecen este espectáculo

ávido de los tentáculos

de charlatanes de a pie

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquello que me rasga

heart-742712_960_720

Desde la maestría del silencio, a su ausencia. Cuando todo se cae. En ese estado, cuando todo retumba.

 

Es pensamiento hiriente que me rasga

impulso equidistante a la materia

hay que actuar me dice, o no lo hagas

resuelve o no resuelve este dilema

me aturde y me arremete sin que quiera

en negro hollín de furia pasajera

en lodos de la ira o la quimera

que brota absurda en cada torpe idea

angustia, ausencia, azar en teorema

prisionero en dolor en mi poema

 

Quien pudiera cambiar, quien lo pudiera

volver, quizás, a amar como si fuera

una historia al revés, la vez primera

y volverte a mirar con alma nueva

 

No lo digas todo

bicycle-1869432_960_720

        No decirlo todo, no comunicar todas las impresiones que se nos pasen por la cabeza, es un valor a meditar. Supone una maestría ser capaz de no decirlo todo y dejar que las sensaciones nos invadan.

 

No lo digas todo

Deja que el silencio haga sus veces

Y  vaya señalando la respuesta

Deja que te atraque con besos

que te aturda con caricias

y  dando a las horas sonrisas

dibuje el tiempo sin prisa

en las ventanas más nuestras

No lo digas todo

si hemos de amarnos durante muchas vidas

durante muchas lunas y estaciones

cada tarde en el fuego que se aviva

para acrecer los soles del  invierno

pues si ha de existir un lugar que permanezca

suspendido en nuestras sensaciones

todo lo que ha de venir, lo que acontezca

No hace falta anunciarlo

Para que así suceda

 

 

A veces siento que se me pegan cosas

klong-prao-beach-2071238_960_720

                En ocasiones nos aturdimos por pequeñas cosas que convertimos en motivo de angustia. Sufrimos por cosas cotidianas que podríamos superar con tranquilidad. Este poema reflexiona sobre ello, pretendiendo ser un aliento para abandonar estos pensamientos negativos, y en lugar de pensar en negativo, pensemos en la belleza de las cosas y así sanemos nuestro dolor.

 

A veces siento que se me pegan cosas

La mirada plomiza de quien ya no espera

Los ojos huidizos del temor

El dolor hiriente de quien no comprende,

la ansiedad de quien no encuentra su cobijo

 

A veces siento que se me pegan cosas

Todas esas lágrimas que no se volcaron

pegadas  a los corchetes de mi ropa

Toda esa angustia que cruje el estómago

Y acongoja la respiración,

entre mis zapatos, entre mis botones

quizás en aquella bufanda verde que tanto me pongo

 

A veces siento que se me pegan cosas

y no puedo hacer nada para calmar esos vientos de dolor

que vagan por las calles agitando los rostros de la gente,

los rostros que me encuentro y que me llevo

 

 

Cómo contarles que hay un inmenso sol

aplaudiendo las hojas de la luna

y un bonito atardecer entre farolas

iluminando el silbido de los árboles

 

Cómo contarles que, vuelta a vuelta,

un círculo de nieve no sobrecoge

porque siempre hay un poema

revoloteando las olas de los días

y  siempre podemos tomarnos una taza de té

apalabrando un libro

 

 

Cómo contarles que cuando estoy a solas

me balanceo entre mis pensamientos

bailando las horas de la tarde

y   me olvido

que siento se me pegan cosas

 

 

Cuestióname

interrogatorio-960x412

                Vivimos en una sociedad que teme a la cuestión, tiene miedo que se pongan en duda sus premisas y por ello califica negativamente lo que resulta contestatario o rebelde. Esta misma sociedad, paradójicamente, parece no importarle que se justifique la imposición por la fuerza de lo que ha asumido como premisa. Todos comprendemos que la sociedad ha de regirse por unas normas y tener unos límites básicos. No me refiero a esto, me refiero a las presiones, las imposiciones sociales, de grupo, el odio a lo diferente. Recordemos que bajo la afirmación de hacer un bien se han cometido grandes males.

        Cuestióname

No sigas mis pasos

Sin hacerlo

Cuestióname, discrepa

Transmíteme argumentos

Interrógame, pregunta

Se vehemente en la defensa de lo que piensas

Exprésate, no te limites

No te creas las conclusiones que ofrezco

Y cuando alcances el convencimiento

Entonces simplemente acompáñame

Pero nunca trates  de imponerme ni imponerte

Pues es el miedo el que se impone

Pero la autoridad se gana.