El juego ha terminado

El ritmo trepidante de la escena te distrae,

             y te lleva a vagar por el sonido, sin resistencia.

              La impedancia se hace nula,

               y tus auriculares son antenas misteriosas

             y no por misteriosas, más oscuras.

             Te vas sumergiendo entre las ramas,

             inconclusa dualidad, el bien y el mal,

             el mal y el bien

             eres animal, asesino, muerto,

             ignorante,

             de que todo tiene un precio.

             No esperes que un conjuro alquímico,

             transmute tus sentidos,

            pues la realidad es ajena a tus limitaciones

            y casi imperceptible.

           Dicen que hay vampiros invisibles

           y la verdadera sangre que les alimenta

           es tu desconexión. Ese vacío.

           Treinta monedas de plata,

           un plato de lentejas,

           miles de misiones,

           a cambio de precio.

           ¿Crees que toda idea es casual?

            Toda orden es causal.

            El pensamiento atrapa la mente animal,

            sedienta, para retozarse con el ego.

No me sigas.

            Lo que yo te ofrezco

            no tiene bucles de aventuras,

            ni más monstruos que los interiores.

             Sígueme si has comprendido

             que, si no te blindas,

              no podrás avistar el horizonte

              donde todo holograma se decae

               y tú eres maestro creador

                de tu propio juego.

              Sígueme si eres tan valiente,

              que podrás resistir los ataques sin reacción,

              revirtiendo su orden

             encomendándote a la acción

             en el tiempo propicio.

             Sígueme si estás dispuesto

             a recorrer tus sombras

              para reconocer que lo que ves fuera,

               y no dominas,

               y odias,

               lo tienes dentro.

               No me sigas si todavía piensas

               que puedes ser un ganador,

               tras el game-over.

               El tiempo del juego se ha acabado,

                aunque tú creas sigues en el mismo.

( Fdo: Tu maestro interior)

Transhumanismo

              Si en el medio del paraíso hay dos árboles, uno trae la vida, y otro el conocimiento del bien y del mal. Si el árbol de la vida fue sellado y si nos es disponible el árbol de la ciencia, no hay duda que podrás atravesar sus raíces para llegar al árbol de la vida, escapando del sello. Pero sé cuidadoso, no vaya a ser que la soberbia de declarar muerta a la muerte, te lleve a creer que estás vivo en un cerebro crio-congelado y previamente manipulado bajo la ilusión de existir lo que no existe.

                TRANSHUMANISMO. Entre la revelación, la ciencia y el mito.

Va pasando la vida

             Va pasando la vida, y no despacio,

             enredada y asida a correntías,

             unas fuertes mareas, marejadas,

             y otras olas pequeñas, como rimas,

de los besos que siempre prolongamos

             y regalan, a saltos, la alegría.

             Va pasando la vida, tropezando

             con los cantos más grandes y pequeños,

             los vaivenes del tiempo y el espacio,

el desamor, las luces, y ese fuego

que prende el amor en nuestros labios.

             Va pasando la vida, como un juego,

la fortuna en su rueda traicionera,

unas veces nos alza, otras nos lleva

boca abajo, sin rumbo, sin espera.

             Va pasando la vida, y es lo menos,

que cuente el tiempo el reloj

y que el otoño traiga vides

repletas de las uvas de septiembre,

y las lluvias y el frio de noviembre

             pues la nada es el olvido y la carencia,

             el vacío del alma y la tristeza,

             ese no hallar sentido, y en un sueño

             sumergirse en las glorias del pasado,

             a veces tan amargo, a veces tan distante,

             y otras veces tan cálido y vibrante.

             Va pasando la vida, como un soplo.

             Y pobre del que huya de este paso,

              siendo fantasma de sus propios miedos,

              exista sin vivir, y muera entre lamentos.

              .

Regresión

    Es agosto y las nubes visten de blanco el cielo,

    y el verde de los pastos me trae recuerdos viejos,

    emulando a ser bosque frondoso y fronterizo

    de aquella tierra ausente que hoy me es compañera.

     Y visito la casa que pintada de blanco

     añora el colorido que lucía otros años,

     las ventanas cerradas y su madera oscura,

     en esa imagen sobria del paso de los tiempos.

      Cuántas veces tus ojos, que ahora son los míos,

      recorrieron descalzos, juguetones, felices,

      ese camino viejo hacia el aserradero,

      los marcos de las puertas y las tierras más altas.

      El antiguo molino, la correntía, el agua

     en aquellas tus manos, que ahora son las mías,

      recogiendo los frutos del final del verano,

      abrazando el paisaje como se abraza al alma.

       Y estos versos de ayer, que ahora son los míos,

        nos unen y entrelazan, son espíritu vivo

        y te pido dibujes en mi espejo tus flores

        con colores alegres y mariposas blancas.

        Y tú que me sonríes aunque no pueda verte,

        me hablas cosas de ti con extrema ternura

         y dibujas las flores que te había pedido,

         y soy un poco de ti y tú, tal vez, un poco

también de mi.

LOS OJOS DE MARINA BAO: Un lenguaje mágico,cósmico de Pilar Astray Chacón.

Littera

Una novela tiene el maravilloso don de contar una historia. Se va desarrollando la trama a través de unos personajes que te abren paso en la lectura página tras página. Hay novelas que además de contar una historia, desencadenan todo un estudio poético, filosófico, mágico, cósmico de las verdades que encierran.

Está bien que una novela sea entretenida, que la narración se atractiva. Pero para una infatigable lectora de todo tipo de género, necesito que me dé algo más. Y eso es lo que he encontrado en las páginas de la novela de la editorial Mundos Flotantes “Los extraños Ojos de Marina Bao”, de la escritora Pilar Astray Chacón.

La acción se centra en Galicia. Dividida en varias partes a través de los ojos de Marina se abre todo un mundo a su alrededor, que le llevará a conocer no solo su  historia familiar; también se une el despertar de…

Ver la entrada original 442 palabras más

Viaje astral

Hay veces que no vivo, que me ausento

hacia un viaje extraño e infinito.

Me abandono y me dejo, me despego,

como no queriendo verme, por no ver

aquello que es exilio de mí misma.

Y así juego, entre luces violetas,

 quizá también azules,

y aquellas del blanco más intenso,

a traspasar galaxias pixeladas,

en una panorámica de estrellas.

Y cuando ya regreso a este camino,

los pies en la tierra son amargos,

nada vibra a mi paso, no me encuentro

en ninguna de todas mis versiones.

Cuando se es extranjero en tierra propia,

ninguna conversación es conectable,

y digo que no importan sus vestidos,

ni los metales que engalanen sus arrugas,

ni cuanto es su juventud, tan pasajera,

ni cuánto su olvido…

En esta madurez me resiento

como un adolescente desubicado,

buscando la tarde, regazándome,

para ver el sol anochecido…

En la página en blanco de wordpress,

le doy a publicar,  desnudo el verso,

y me conecto, de nuevo a mi viaje.

Y una voz se alza en el silencio,

quizá nazca en la nada,

quizá sea yo misma

para conminarme

que traspase la espiral de mi lamento:

La soberbia siempre se recoge

en los peores trozos de uno mismo.

No debo ignorar

que percibirse alejado, ausente, otro,

es solo un espejo que revuelve los sentidos,

pues cuando se halla la luz,

nada es necesario

y todo resulta suficiente.