Advocación

Profeso la advocación de tus latidos

Confieso que te amo

Creo en el marfil de tus palabras

Bendigo la luz de tus fronteras

La suerte de tu presencia

La verdad de mis esperas

Soy devota de tus sonrisas

de tus brazos abiertos al océano

de esa sensación de infinitud

que me deja la luna de tus ojos

Te profeso en código y secuencia

desde la primera conciencia

confieso que te amo

Conjuro en luna

 

Hoy me conjuro en luna

hacia una intensidad en apelativo

Quebrando destinos para jugar con amapolas

y no demonizar mis algoritmos

Hoy me conjuro para urdir las tramas

que dejan poso en libros encendidos

y deshojan ramas de té entre sus letras

Hoy me conjuro en luna

dejando entre las notas de este lienzo

el aroma impresivo de mis labios

Ganas

Tengo ganas de abrazarte desde dentro

Atravesar el mar de tus espejos

Prender las luces del sol para arroparte

en lírica cadencia geométrica.

Tengo ganas de abrazar este momento

y conquistar la complicidad del agua

esa inusual inocencia entre los ritmos

de sus gotas quebradas sobre el cuerpo

Tengo ganas de abrazarte desde dentro

 

 

 

 

Cuento/ Conto

 

Pensando unha historia, lémbrame aquel conto

dunha dama triste e un trasno pequeno

Cal trasno e traveso, durmíase nun sobre

e escondía cousas, non se nunca onde

para que a dama cando as quixese

sempre as buscase, máis nunca tivese

A pequena dama xa desesperada

Imploraba ao trasno que sempre lixeiro

dáballe o achado, gañándose un bico

Algo imaxinado,  pouco mentireiro

Unha realidade que cambia dun brinco

toda tempestade e a cor do teu nome

Fica nos meus ollos, troquela esta sorte

Feixe que xa non sexa figura entre lúas

que vaga en desertos, ríos e torrentes

A pequena dama fixo luz en sombra

Torque de metal, transformada mente

aquel feo trasno convértese en neno

Din, aínda, se queres, durmido,

podes velos xuntos xogando entre o trigo

ou chapoteando nas augas do miño.

…………………………………………………………………………………….

Pensando una historia, me recuerda un cuento

de una dama triste y un duende pequeño,

cual  trasno y travieso,  dormía en un sobre

y escondía cosas en un sitio nuevo

para que la dama cuando las quisiese

siempre las buscase y nunca tuviese

La pequeña dama ya desesperada,

imploraba al duende que siempre ligero

le daba el hallazgo, ganándose un beso

Algo imaginado y algo de mentira

Una realidad que cambia y que rompe

Toda tempestad y el color de tu nombre

Mírame a los ojos, convierte mi suerte

Haz que ya no sea figura entre lunas

que vaga en desiertos, ríos y torrentes

La pequeña dama hizo luz en sombra

Torque de metal, transformada mente

y aquel feo trasno se convierte en niño

Dicen, todavía, si quieres, dormido,

puedes verlos juntos jugando entre el trigo

o chapoteando en aguas del miño.

——————————–

Abalar

Quiero posarme en tu piel cual amuleto

trisquel de plata en energía roja

para bifurcarme en los pliegues de tu rostro

y quebrar la relatividad de tus arrugas

 

Quiero batir el tiempo y ser Druida

Sacerdotisa que invoque nuestro sino

en el altar de ámbar, sacra piedra

nueve veces cruzada

Quiero batir el tiempo y  ser sonido

del Atlántico fiero renaciendo

en cada nueve vidas,  nueve versos

Quiero recorrer todas tus regiones

barajando el aroma de tus besos

y descifrar el secreto del camino

que une la distancia entre los tiempos

 

Quiero posarme en tu piel cual amuleto

mientras la luz cobriza de tus mejillas

barniza mi mirada de poeta

 

 

 

Existe un hilo que teje

Existe un hilo que teje

las almas a sus colores

y entrelaza los amores

por muchas complicaciones

Y te recuerda en en la calle

por tu ruido al caminar

por la farola encendida

que anunciaba la primera

que llegabas al portal.

Te recuerda cada día

en la noche que llegó

el temple entre las cortinas

de aquel reflejo del sol

 

Amor que en el alma queda

Amor que siempre te aguarda

el que espera, el que revive

cada mañana hacia el alba

 

Por las veces que perdiste

por aquellas que ganaste

por los besos que me diste

por aquellos que guardaste

 

Y es que es difícil llorarte

cuando te tengo presente

y qué difícil  dejarte

a pesar de estar ausente