Vendrá un día…

 

Vendrá un día,

como una llanura abierta al sol,

en el que paseemos hasta la madrugada,

sin que nadie confine nuestros besos.

Vendrá un día…

 

Un día de marea alta,

de fuerza,

arrebatadora

del mar,

las olas sobre los pies,

demandando

la floración de mayo

y el poniente,

atardeciendo

en todos tus abrazos.

Vendrá un día….

 

 

 

 

Día de la poesía

Hoy es el día de la poesía,

quizá me gustaría escribir un poema,

como esos poemas que inundan las redes,

bendiciendo la fruta del cerezo,

la explosión musical de la primavera,

y la salvaje esperanza de rozar tus labios.

Me gustaría escribir, sí, un poema,

Pero no puedo.

Cuando escribo poema, grito OXÍGENO

Cuando escribo verso, grito CONFINAMIENTO

Cuando escribo beso, grito IMPREVISIÓN

Cuando escribo flores, grito INCOMPETENCIA

Cuando pienso en Mayo, pido RESPONSABILIDAD

 

Por eso no me sale un poema

Ni un beso.

 

 

 

Ostara

Más que nunca, en estos momentos malos, quizá debemos recordar en que fase del año en la que nos hallamos. Llámale Pascua, primavera, Ostara, o lo que te guste, resistiremos, porque el equinoccio anuncia el renacimiento de la vida.  Recibe mis mejores deseos y bendiciones.

OSTARA

 

Se detiene el reloj,

bajo tu nombre,

para su giro inverso y conectado,

bajo la presencia de los polos

y la exactitud de la medida.

 

Yo danzo sobre ti,

Yo danzo desde ti,

retomando

la corriente arrebatada de las aguas,

el sonido de los árboles

y ese aliento del sol tras la ventana.

 

El equinoccio, más que nunca

nos anuncia,

el renacimiento de las flores.

 

Siénteme,

en la primera luna.

Mi naturaleza es la aurora

que impone se retraigan

las fuerzas más oscuras.

 

Tres saltos,

la triada

y el alba

mientras gira la rueda de la vida.

 

 

La coma asesina

La coma asesina,

me despista, del verbo,

me desviste,

me ausenta,

sin masticar mis adjetivos.

Pero he encontrado un truco,

para enlazar las letras

sobre la ventana de tus besos.

Como un renacimiento,

impetuoso,

de mis identidades.

Por eso,

bésame,

hasta que se borren

todas mis ausencias.

 

 

 

Geis

Y vos, mi caballero,

qué torpeza,

cuán apacible era su destino,

le esperaban placeres de la carne,

profecía en los labios,

las noches estrelladas en cascadas,

permutando los soles de poniente.

 

Más hubo de romper el sortilegio,

creerme humana, reclamar mis huesos,

pretendiendo confinarme en sus dominios

y apropiarse del fuego de mi boca.

 

Ahora ya es tarde,

ha terminado el juego,

los bueyes de Femen rugen fuerte,

y mis ancestros reclaman que me eleve

con toda la fuerza de su sangre.

 

Y mientras le degrado a vil infante,

un geis le impongo,

de forma inquebrantable,

conjuro o sortilegio,

ninguno de mis rostros será humano

ante la vista de sus ojos.

 

Prosiga, pues, su camino,

ya no hay diosa,

que vaya apiadarse de su espada.

 

KAWAII

Acariciarse,

deslizar los dedos,

aplaudiendo

la propia mirada.

 

Despegarse,

lanzar al vacío

el arcano del mundo

y confabularse con el loco.

 

Rebeldes,

al frío,

a la usura del tiempo

y los abusivos intereses

que se imponen

sobre la vida.

 

Atrincherarse,

en la nobleza del unicornio,

rebuscarse

y quemar,

una a una,

las cartas de la baraja.

 

No hay naipe que me aturda,

No hay nada que me oprima,

Ni tu marca, ni la publicidad,

ni tu reclamo, ni lo que me dices es correcto,

ni siquiera esas absurdas condiciones

que tornan un sistema en obsoleto.

 

El mundo que pisamos está caduco.

Seamos “Kawaii”

y busquemos el consejo de los bosques,

para retomar el viento salvaje de la naturaleza.

 

No soy ingenua, soy auténtica.

Subconsciente

 

He visto una estrella,

caída,

sobre el marco de la ventana

y un ramo de cien rosas,

sobre el nido de un cuervo.

 

He bajado escaleras, 

acantilados,

asomándome,

a la irrealidad de la caverna,

los ojos traicioneros de la noche,

la penumbra,

donde se guardan los días.

 

He visto mil ciervos,

fusilados,

mil hembras fusiladas,

cacerías de brujas

y la pócima

que ha de traer la luz

ante mis ojos.

 

He llorado ausencias,

levitado,

desgajado,

los pétalos del sexo.

 

Los cuervos no siempre

anuncian mal agüero,

los ciervos no siempre,

son doncellas encantadas.

Pero,

tus manos,

pueden hacer maravillas

sobre mi espalda.