Tus planetas

Tus planetas

tejen mis curvas,

cuando el sol desciende

sobre las mareas.

Tus manos se desplazan,

sobre la pendiente de mis densidades

hay rayos gamma,

Y es ahí,

en el extremo de las identidades

cuando nuestros cuerpos,

orbitantes,

abanican el espacio

vibrando entre los filamentos

de las cuerdas.

Anuncios

Reflexiones al borde del pijama

¿Qué sabe Google de ti? Sin duda mucho, pero desde luego no sabe tanto como Facebook. Facebook sabe cosas que no dices. Sabe lo que piensas. Jajaja, te reirás, pensando que soy una exagerada. Si tienes abierta la aplicación y hablas de alguna cosa, te escucha el micrófono, grabando los datos automatizados, que van al “big data” y luego vienen los anuncios. Que no, que no, que yo no he dicho nada de esto delante del móvil. Esto de la protección de datos se pierde cada vez más en un galimatías en el que reflexionamos poco, pero no iba a hablar ahora de esto, sino de lo que sabe que pienso Facebook.
Pongamos un ejemplo, ahora mismo abro la aplicación y me sugiere lo siguiente: Que aprenda a bocetar una colección de moda, o que compre un neumático online, que lea un manifiesto contra la comida basura, las ventajas de un preparado antigripal, la sugerencia de compra de un traje negro de fiesta, o que siga un programa de entrenamiento intensivo. Variadita pues, la sugerencia. Y es que lo sabe, lo sabe todo. Sabe que he dejado de ir al gym por un problema de ajuste de mi agenda, estoy liada y el gym cierra temprano. Sabe que estoy descuidando mi comida, por eso me sugiere lea sobre la comida rápida y además me adelanta que como siga comiendo mal, compre vestido negro. Sera c…., me quiere decir que no me va a valer el que tengo. Eso nunca, Facebook, eso nunca. También sabe que he tenido la gripe, que me gusta bocetar diseños de ropa ( y esto jamás lo he dicho, tan solo los más íntimos conocen que, de vez en cuando, antes más que ahora, me divierto inventando diseños) y lo más chocante, sabe que tengo que cambiar las ruedas traseras del coche.
Feliz Noche a todos…shhhhhhh …que no se entere facebook

Charanga y pandereta

Con texto de charanga y pandereta,
con pose de profeta:
He aquí quien dice ser poeta,
porte acabado, en suma, maquillado
en las trincheras de nuestro desconcierto,
que ya va a comenzar, en un momento.

Abre el telón y esto es una espuela
para seguir el guión aunque no quiera
Que no me digas que esto no es cosa buena
Nos vamos a reír, esto es nuestro poema.

Atroz el espectáculo y más atroz la escena
El arte con mayúsculas se me perdió en la espera
¿Y si volvemos todos a la escuela?

APLAUSOS, como no
Y yo, me salgo fuera

Agujero negro

Alejate de mí,
yo no soy farol que ilumine
tus parábolas de Netflix,
y mis botas tienen más arañazos que tachuelas.
No te traigo espejos predispuestos
ni zombies ni vampiros.
ni siquiera, damiselas de cara blanquecina y en apuros.
Mi página de apuntes se quebró en una esquina
cuando perdió la lírica y los versos se hicieron carnavales

Aléjate de mi,
mi luz conoce el rojo de las constelaciones,
ha contaminado los colores,
conjugando los verbos,
en el tejido curvo y matemático,
más allá de la próxima centauri,
que forman los lunares en mi antebrazo,
tatuaje impreso al sol de la palabra.

Alejate de mi,
Yo no te traigo la ilusión, los focos
Los guiones de estrellas
mis manos solo dibujan,
un insolente big bang,
el nucleo desnudo,
esa parte que te cuenta
que todo lo que tu crees ver
Simplemente es
PASADO.

Perdida entre las hojas

Pudiera cortar y pegar un emoticono

en la puerta de mis sensaciones

para decir que estoy  en el borde

de un monumental precipicio,

de detenerme en aullido, grito de posesa

desesperadamente perdida entre las hojas

que bordean la arboleda hacia mi casa.

Por mucho que camine descalza

sobre el arco iris,

no puedo verme,

no puedo oirme.

ya no sé cómo tunear la conversación

para que no resulte ridícula.

no puedo verme en tus ojos

porque en tus ojos

solo hay orgullo

Muro

Darse contra el muro,

renegarse,

abandonarse y persistir de nuevo,

rebrotar en golpe, aciago, impuro, seco

sobre los cristales de la supervivencia.

Invisible la luz ya no proyecta

salida sobre la sombra y son tus ojos

de ansia, de fatiga, torpes, huecos,

delirantes buscadores de estrellas en la sombra.

Quiero gritarte desde el otro lado,

alzar una mano sobre las murallas

escalada y fragmento mariposa.

Más no me oyes

El sonido quedo perdido en la caja de tus truenos

 

La única forma de cruzar el muro

es conocer que no existe.

Desgarro

Hace millones de años la tierra sufrió un golpe desgarrador. Esta colisión determinó se fragmentara y se formara lo que hoy conocemos como luna. La luna, como parte de la tierra, alter ego, sombra y luz, domina ciclos y mareas. Sería inconcebible nuestro mundo sin ella. Este poema utiliza la metáfora del nacimiento de la luna, para aquellas situaciones que, si bien nos desgarran, suponen un nuevo comienzo.

 

A veces,

ese golpe violento y seco

que nos lleva al abismo

es curiosamente un nuevo comienzo,

polvo de estrellas que trasluce

el contorno de mi galaxia,

siempre errante hacia tu poniente,

 

Un desgarro de luz,

ese alarido sin sonido,

se transforma en luna,

conjugando la suerte de mis mareas.

Sin esa luna

no existiría el viento  abanicando mis orillas

ni las olas que suavizan el agreste corte de mis rocas,

y esa atmósfera azul que tanto sobrecoge

todas tus bienvenidas.