Reflexiones al borde del pijama. Hoy va de Diosas

           Hoy mi hija me decía cuánto le gustaba el nombre de Dana. Yo asentía, es un nombre precioso, pero se está popularizando como nombre para mascotas, y eso me molesta. No hay que discriminar a los animalitos, pero…la diosa de la luz y de la vida… ¿No os parece excesivo? ¿Y si hago un post de esto? ¿Es arriesgado? Mientras no lo hagas en Twitter, puede que no, me aconsejó Pilar. Se lanzarán contra mí un montón de defensores de las mascotas diciéndome que no soy nadie para prohibir un nombre para un animal. Y cierto, no puedo prohibirlo, pero lo protesto. Dana no es solo la diosa madre, de la luz y de la tierra, sino de los ríos, los lagos, la magia. Protege la literatura, es capaz de interconectar a su estirpe y puede hablarte a través de los sueños y ayudarte a que se realicen. Mucho para una Diosa, demasiado.

            Y claro que es demasiado. Leyendo más sobre las múltiples cualidades divinas de nuestra querida Dana, su secreto es que delega, encomendando a otras Diosas también esta tarea. Tras varios cálculos alquímicos, la que se ocupa de mis sueños es Deva, la diosa de las emociones, mi reina de las mareas. No podía ser otra.

            Deva y Navia, en la raíz más profunda de esta Europa, todavía ceden su nombre a dos ríos. Deva, origen y madre cántabra de luz, y Navia, tutelando en origen los ríos galaicos.

       Ya muchos diréis que eso del indoeuropeo es una inexistente fantasía y una tremenda bobada…Lástima, os falta una Diosa que os susurre en los sueños. Ahí os mando una.  Buen sueño a todos.

Anuncios

17 Comentarios

  1. Dios, que hermoso, pero no es menester protestar contra los dueños de mascotas, pues para los Dioses nada es ni bueno ni malo, no hay ofensas, sino lo contrario, Honra en que un ser viviente lleve su nombre, para ellos tampoco existen los “demasiado”, aunque necesiten “ayuda”. Pensar así es humanizarlos y de eso, ellos ya tienen un camino recorrido.

    Me encantó saber que en la vieja europa existen estas historias que por estos lados de América Latina abundan…

    Gracias por compartir…

    Le gusta a 1 persona

  2. Se terminaron los tiempos de colly, negrito, puppy, peque, lobo, pony, teddy, etc.

    Muchos dueños de gatos han puesto de moda llamarlos Raymond Carver. Lo increíble es que la mayoría de ellos, solo leyó algún poema o un solo cuento del gran escritor norteamericano.

    Y ni que hablar cuando en mi barrio se les ocurrió ponerle Lucy a todos los perros de la cuadra. Llamaban a uno e iban en tropa. Yo me daba vuelta porque creía que me buscaban a mí.

    Oh Tempora, oh Mores.

    Le gusta a 1 persona

  3. Hace años, muchos, que a los perros, gatos y asimilados se le pone nombre de dioses y diosas, más raro es que se lo pongan del humanos que los hay y bastantes, sin ir más lejos yo conocí a un perro que se llamaba “Mauricio Colmenero” (así tal cual, como un personaje de la seríe “Aída”) y un gato que se llamaba “Contraalmirante A.J. Chegwidden” (también de una serie).

    Buenas noches 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s