En proceso inverso

Tropiezo imaginariamente con tu contorno
mientras ….
una sombra cómplice señala tu presente ausencia.

Amar indescriptiblemente.
Solvente y soluto. Azul y blanco.

Huele a luz
mientras…
recojo mis papeles para emprender un nuevo viaje.

Ya lo he dicho.
En proceso inverso

Canción en arte mayor

Te pido un minuto de tiempo, para convencerte, de que yo te quiero
Prometo en este momento, que yo solo siento, un amor sincero,
Te pido un minuto de tiempo, que escuches al viento, que viene ligero
Arrópate de mis caricias, en su mejor brisa, de un martes de enero

Presiento que si tú me escuchas, no te olvidarías de cuanto te espero
tenerte en mis brazos muy cerca, unir nuestros labios, en solo deseo
Rogar a la estrella del cielo, que a ti te regale, su mejor lucero
y así que en el firmamento se escriba tu nombre con todo su esmero

Presiento que si tú me escuchas, no te olvidarías de cuanto te quiero
Prometo en este momento, que yo solo siento, un amor sincero
Te pido un minuto de tiempo, que llega la noche y se enciende el fuego
y siempre una llama encendida, para recordarte, también en febrero

Te pido un minuto de tiempo, un solo minuto, de todo este invierno
Presiento que si tú me escuchas, no te olvidarías de cuanto te espero

Un roce, una palabra viva, la flor de tus ojos, el amor que esconde
aquella sonrisa en la calle, las horas de metro, el verso, un acorde
silencios que duelen, tus labios, tu rostro, la vida, y ya no sé dónde
existe un lugar que no traiga, grabado en mis ojos, ya solo tu nombre

Te pido un minuto de tiempo, un solo minuto, en todo este invierno
Presiento que si tú me escuchas, no te olvidarías de cuanto te quiero
.

Es azul la fuente de tu risa

Es azul la fuente de tu risa,
que enraíza de verde tu mirada,
tus manos las fronteras infinitas,
de mi noche, mi tarde y mi mañana.
Es blanca la bandera de tu rostro,
espejo de una luz que no se apaga.
Son tenues los veleros de tus ojos,
sutiles como el viento que nos habla,
tan tuyo, tan dispar, tan de nosotros,
que no entiende de tiempos ni de calma.

Es ámbar es el contorno de tu cuerpo,
en clave y sol sobre mi vieja almohada
musgo y azar en sorprendido aserto,
Re sostenido en sombra imaginada
Ya sabes que yo cuento…
Cada arruga que el tiempo nos regala
Cada paso y tributo,
Lecho y aplomo de suerte entrelazada
en agua sobre mis labios transformada
En esa sed infinita de palabra
Distante, dulce, amarga y deseada
Verbo eterno de mitos. Todo y nada
.
Es azul la fuente de tu risa
Que enraíza en verde tu mirada.

Emborráchate de nubes

Emborráchate de nubes hasta el amanecer,

aliénate  y aléjate para buscarte

y cuando ya tu ser, disociado, observe en contrapicado tus notas inacabadas,

entonces…Envuélvete de Música…Música

Acércate, implícate, alégrate y baila,

pues ya te habrás encontrado en aquel rincón perdido de tu cuarto

y podrás reconocerte de nuevo.

El futuro no existe sin olvido

Días que apagan noches de silencio
impasible a la luz
y esa calma, inerte, acreativa, yerma
de imposible finitud.
Busco en tus ojos mi frontera,
mientras trato de explicarte,
la oscura ecuación de este delirio
esa sucesión infinita de espacios
imaginados, pensados, no vividos,
rasga mi espejo. La herradura de mi cerebro
aturde la mañana. Y es ahí, cuando, de súbito
surge el caos, la intuición, la vida.
El futuro es pasado mientras no existe olvido.

Tú si eres poesía

Poesía es la nota que se cuela en tu puerta
el sonido del beso y también el silencio
el portal de tu casa , esa puerta entre-abierta
todo lo que te digo y también lo que pienso.
Poesía es un niño, la mirada sincera,
es un sueño perdido y también un comienzo,
es jugar con la brisa, es sumar a las restas,
dibujar espirales, amainar la tormenta.
Poesía es la música de palabras sencillas,
las paredes de cal, una caja con tizas
el color de tu nombre, el valor de tu risa.
Poesía es amarte, arropando tu cuerpo
hacia un verso más uno, pero también más nuestro

Quizás mañana nunca

Te huyes…y en realidad te temes, no quieres que tu vida
entre como un soplo por tus venas caídas en rutina.
Quizás mañana iré, quizás, me dices, bajando el tono de voz
de triste a contenido.
Suena presuntuoso…quizás te salvaría.
todas las mujeres tenemos esa capacidad.
y en alguna medida seguimos siendo unas guerreras que no dan tregua al destino.
Pero,
hace mucho tiempo que he dejado de salvar a náufragos
y ya, solo deseo, recorrer los bosques en busca de sus frutos,
sin desgastarme la piel de la comisura de mis labios.
No quiero perderme en conceptos abstractos anclados a tu iphone,
ni en tu última aplicación.
Quizás hoy,
seré yo la que huya
tan lejos como encuentre mi propio lago
Y te diré, bajando el tono, de contenido a triste
Quizás mañana iré, quizás mañana-nunca.

Cruce en el tiempo

No te apegues al hoy,
deja que te lleve
tan lejos y tan cerca de mí
Allí , donde reside el umbral de tus soles más blancos
Y no te inquietes
aunque sepas que mis ojos están cerrados.
Descuida,
los abriré cuando la música destile mis oídos
y me lleve a ti, más allá de tú, a ese mundo intangible
al que solo los sonidos pueden llegar si no se rozan.

Nais/Madres

Mi infancia lleva nombre de mujer
Matriarcas, mujeres de mi tierra,
cada pliegue de su cuerpo recuerda una batalla
Las amplitudes de sus senos la generosidad del alimento
Madre y tierra, siempre germen, siempre renaciente
Guerrera y amazona entre la niebla de mi Galicia mágica
y a la vez tan dulce, tan tierna, tan sonriente,
Generadora y proveedora
El porte de una diosa

siempre erguida.