El futuro no existe sin olvido

Días que apagan noches de silencio
impasible a la luz
y esa calma, inerte, acreativa, yerma
de imposible finitud.
Busco en tus ojos mi frontera,
mientras trato de explicarte,
la oscura ecuación de este delirio
esa sucesión infinita de espacios
imaginados, pensados, no vividos,
rasga mi espejo. La herradura de mi cerebro
aturde la mañana. Y es ahí, cuando, de súbito
surge el caos, la intuición, la vida.
El futuro es pasado mientras no existe olvido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s