De mudanzas, patatas y teléfonos

 

              Hay un conocido chiste que habla de un insistente vendedor de patatas, quien las ofrece una y otra vez a una misma persona. Un día, hay un importante apagón, y el vendedor se le acerca diciéndole ¿Quieres velas? Los ojos como platos (al fin lo que le interesaba). “¿ De verdad, vendes también velas?”…”No si quieres velas(verlas)… las patatas”.

              Existen  incansables vendedores de patatas en la realidad. Llevo tres mudanzas  en esta Ciudad donde habito y trabajo, y el mismo vendedor de patatas. En el primer piso en el que viví ya hace años apareció un buen día un joven ofreciendo patatas. Vendía por sacos las patatas que cultivaba a domicilio y desde aquel día cada mes llamaba a la puerta por si quería comparle patatas. Me cambié de casa. No anuncié dicho cambio al joven de las patatas, pero luego comprobé que no era necesario. Era mejor que el CNI.  Un día, cuando iba paseando por la calle, me abordó diciéndome “no te acuerdas, soy el de las patatas…” Y así cambió su ruta a mi nueva dirección. Hace solo unos días me he cambiado de casa, Tan solo unos días os lo juro, llaman a la puerta, y cuando la abro, cual es mi sorpresa, el vendedor de patatas. Ahí estaba, con una flamante sonrisa, diciéndome “Oh…Te has cambiado. ¿Quieres patatas?”

             Bromas aparte, reconozco que es muy agradecido que te traigan unas buenas papas a domicilio, por lo que no me quejo.

             Lo que no sé es cómo diantres me puede localizar él sin problemas, y a telefónica le cuesta entender que no me he cambiado de Ciudad, insistiendo cuando navego o preguntó a Google en ofrecer las búsquedas en catalán o señalando que mi móvil tiene como ubicación Girona (y bien lejos me queda). Debe ser que nuestro joven vendedor es mucho más listo que el satélite, sin duda.

 

¡Feliz Miércoles a todos!!

Anuncios

Santa Compaña

La primavera

desafía,

los cuadrantes de las lunas

sobre el calendario del cuartel.

Un agente dice que hoy será un mal día

porque la luna tiene un halo aciago…

 

Hacía tiempo que estaba muy pálido,

nunca se le veía dormir

y ya no se enroscaba entre tus círculos.

 

El “busca” de la guardia

despertando,

hace frio en el  camino hacia tu casa,

le acompaño en el sentimiento,

somos el Juzgado de Guardia

y tú me abrazaste,

dolorida viuda,

con un abrazo que todavía recuerdo,

ese abrazo a una mujer desconocida,

dando luz sobre el hielo de las ropas.

 

Por una razón eramos bienvenidos,

a ese cuarto tras el patio,

tormento, nube, desazón, miedo,

él todavía estaba colgado,

sabías que le quitaríamos la soga,

que ya podrías mirarle

Y para ti,

aquello,

era ya la única premura.

 

Cuando terminamos,

en aquella habitación,

el forense siempre dice las mismas palabras:

No sufrió, la muerte fue inmediata.

Un alivio,

para los que creen

en la seña de la santa compaña.

 

 

 

 

 

 

 

 

Agradecimiento y balance

                     No quiero iniciar este año sin un breve agradecimiento, abrazo pero que muy grande, a todos los que me leeis y a todos vosotros a los que yo leo. Ratos buenos, pero que muy buenos, despejando la mente de la batalla diaria con vuestros textos. Ya lo dije el año pasado, pero ahora, que ya voy camino de la recta final para cumplir dos años con este blog, no tengo sino que agradeceros mucho la oportunidad de esta experiencia. Hace menos de dos años no me hubiera imaginado compartiendo mi libreta de poemas con nadie.

                    Las cifras, creo que no son importantes, pero, en todo caso, estoy  muy agradecida por esas casi sesenta mil visitas( me faltan pocas para ese número rendondo), que puede ser un objetivo para el cumple blog, los 14.579 me gustas durante el año 2017 y vuestro aliento en los miles de comentarios. Quiero decir que yo me quedo con vuestro aliento, lo mejor, todos los comentarios compartidos y vividos. En estos días de enero habeis confiado más de cuatrocientos- en concreto 414- me gusta en siete días…No son muchos, o sí, para mí uno solo ya es mucho. Todo suma y cada palabra vuestra es recibida con ilusión y gratitud.

                     Balance en el futuro año que comienza y en el que os deseo los mayores éxitos a todos.

 

Pantalla del sueño

 

 

En un tiempo que rompe las pantallas del sueño,

Yo te busco, te anhelo, te deseo y te encuentro,

siempre somos los mismos, en guiones sin dueño

una huella de amor en instantes distintos

de recuerdos prohibidos, recordando su ausencia

una mano entreabierta, una puerta perdida

la palabra que acierta, un sonido, un suspiro

de la vida que crece, en instantes distintos.

Existe un hilo que teje

Existe un hilo que teje

las almas a sus colores

y entrelaza los amores

por muchas complicaciones

Y te recuerda en en la calle

por tu ruido al caminar

por la farola encendida

que anunciaba la primera

que llegabas al portal.

Te recuerda cada día

en la noche que llegó

el temple entre las cortinas

de aquel reflejo del sol

 

Amor que en el alma queda

Amor que siempre te aguarda

el que espera, el que revive

cada mañana hacia el alba

 

Por las veces que perdiste

por aquellas que ganaste

por los besos que me diste

por aquellos que guardaste

 

Y es que es difícil llorarte

cuando te tengo presente

y qué difícil  dejarte

a pesar de estar ausente

 

 

 

 

Un ser que se hiere por seguir sintiendo

Dolor que se hiere por seguir sintiendo

y es todo un vacío, un hueco en el cuerpo

preso de un latido,  quemado entre duelos

buscando un sentido, allá y aquí mismo,

retorno y reflejo , hiriente, maldito

 

Un ser que se hiere por seguir sintiendo

se encuentra silente ante el laberinto

errante y errado,  mas siempre distinto

concentrado en sí, angustiado, herido

 

 

Cuando el ser se hiere, por seguir sintiendo

aplaca el dolor, detente un momento…

Trascendiendo al sol, tan lejos y externo,

tiene todo un ritmo que rompe el silencio

Escúchalo, escúchate, comprende su texto:

No hay plan ni destino que no sea un reto

futuro entregado en un blanco lienzo

 

 

 

 

AVANCE

No quiero verte hoy, tan detenido,

siempre pensando en gris, siempre perdido

sin rumbo como héroe sin destino,

olvidado del tiempo, sin sentido,

sin tregua ni cariño concedido,

sin paso hacia delante, sin sonido.

 

No quiero verte hoy, tan detenido.

Vuelca la situación, doblega al frio,

que nada te de miedo, hay un camino

y todo ha de empezar:

Un verso sostenido

las nubes que se van, y el sol más renacido

es hoy para un lugar que ha de ser compartido

 

Yo quiero verte hoy, fuerte y erguido

buscándote en el mar entretejido

de sueños sin renuncia y sin olvido.