Santa Compaña

La primavera

desafía,

los cuadrantes de las lunas

sobre el calendario del cuartel.

Un agente dice que hoy será un mal día

porque la luna tiene un halo aciago…

 

Hacía tiempo que estaba muy pálido,

nunca se le veía dormir

y ya no se enroscaba entre tus círculos.

 

El “busca” de la guardia

despertando,

hace frio en el  camino hacia tu casa,

le acompaño en el sentimiento,

somos el Juzgado de Guardia

y tú me abrazaste,

dolorida viuda,

con un abrazo que todavía recuerdo,

ese abrazo a una mujer desconocida,

dando luz sobre el hielo de las ropas.

 

Por una razón eramos bienvenidos,

a ese cuarto tras el patio,

tormento, nube, desazón, miedo,

él todavía estaba colgado,

sabías que le quitaríamos la soga,

que ya podrías mirarle

Y para ti,

aquello,

era ya la única premura.

 

Cuando terminamos,

en aquella habitación,

el forense siempre dice las mismas palabras:

No sufrió, la muerte fue inmediata.

Un alivio,

para los que creen

en la seña de la santa compaña.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

15 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s