Por no herirte

Muchas veces las relaciones duelen, sean de amor con la pareja, los hijos, los padres, los amigos. Queremos ser un ovillo, escondido en un rincón de cualquier parte, porque es curioso,  duele tanto, que no podemos hacer daño, amamos tanto, que no queremos herir.

 

Siempre he sido una hacedora de ungüentos,

La providencia del linimento sobre los ojos,

construyendo castillos de arena cada vez que la marea

turbulenta,

deshojaba las conchas sobre las palabras,

Pero, me he equivocado

Nunca es suficiente,

En los caminos de la deslealtad,

la ciénaga de mi fuerza.

nada basta,

y estoy cada vez más cansada,

de persistir en el empeño.

Replegar las alas.

anidarse.

acurrucarse en el rincón más infinito,

como un ovillo,

indefensa

No te das cuenta,

quien calla no otorga,

estoy indefensa.

por no querer herirte.

Anuncios

Víctimas

Como un mensaje de correo malicioso,

la pequeña estrella suena “Little star”,

mientras el móvil da vueltas sobre el cuco,

y giran los osos, las nubes y la luna rosa,

clamando la llamada de la vida

Como un mensaje de correo malicioso,

tu primera papilla, tu primer paso,

inundando de lleno las fotografías

de la caja que quiero quemar y no he podido.

Como un mensaje de correo malicioso,

aquel vestido de noche, aquella flor seca

que te regaló el primer chico que te pidió salir.

y con el que compartiste refresco y gominolas.

Como un mensaje de correo malicioso

tu agenda rota, la cartera empapada de barro

tu reloj, aquel pañuelo que llevabas,

agolpados en la fotografía que me enseño la policía.

No hallaron nada más, no te encontraron

no te pude dar ese beso final

ese último desgarro.

gritar en furia salvaje y derrotada

En mi mente ya no hay cabida a más,

con un solo pensamiento recurrente,

como un mensaje de correo malicioso,

si Dios no lanza un rayo sobre la inmundicia

del ser abyecto que te alejó de mi

no hay Dios sobre este mundo,

pero sí mucho diablo.

Y me desangro, sangrándome,

planeando una y mil veces como disparar a tu asesino

y reconozco hasta disfruto pensando verle,

como gusano inerte,

sobre un trozo de cemento precipitado,

el odio es un hormigón armado entre los ojos,

debo frenarme, el no hacer, omitir, callar

todos lo dicen, tomar sedantes

y acabar las noches llorando sobre el suelo,

la venganza no es buena, todo ahoga.

lo correcto, lo sutil, lo hipócritamente repetido

la limitación de mis impulsos,

condena a la impotencia permanente,

desde el primer día de tu desaparición,

hasta el último,

en la eterna condena de tu ausencia

todos los días de mi vida.

 

 

 

Desisto de dolerme

 

Quien clava espada, por la espada muere

cruel batalla de sombras  innombradas

entre los flancos abiertos donde duele

cualquier estoque de hielo en la mirada

 

En esta lid asida a los reproches

enreda el mar batido entre sus brotes,

yo ya no encuentro  motivo de combate

no quedan sueños de paz en este ataque

ni otro sentido que encuentre donde fuere

aquel reducto donde el amor se muere

 

y desistir me trae sueños de flores

en  ley de ancestros de círculo marcada,

manos que rozan  la suerte ya alejada,

del fuego hostil que acabará mañana

cuando la noche se teje inacabada

en la esperanza de que nada te nombre

 

Nada que asome de la salmuera blanca,

nada retome  el agua apalabrada,

única en soles de amor  amurallada

sobre una roca de nubes expectante

Nada que surja hoy será un instante

en este tiempo de vides en gargantas

irreverentes,  toscas y entregadas

a cualquier hueste de luz que venga clara

a resurgir cual fénix de la nada.

 

 

Aquello que me rasga

Desde la maestría del silencio, a su ausencia. Cuando todo se cae. En ese estado, cuando todo retumba.

 

Es pensamiento hiriente que me rasga

impulso equidistante a la materia

hay que actuar me dice, o no lo hagas

resuelve o no resuelve este dilema

me aturde y me arremete sin que quiera

en negro hollín de furia pasajera

en lodos de la ira o la quimera

que brota absurda en cada torpe idea

angustia, ausencia, azar en teorema

prisionero en dolor en mi poema

 

Quien pudiera cambiar, quien lo pudiera

volver, quizás, a amar como si fuera

una historia al revés, la vez primera

y volverte a mirar con alma nueva