Mensajes de texto.

  1. La costumbre es el arma secreta de la desesperación. Desacostúmbrate. Rebélate. Ten esperanza.
  2. Cuando estés turbad@ piensa que la realidad es siempre convertible y reversible. Cambia el prisma. Revierte el espejo.
  3. Amate a ti mismo como amarías a tu mejor tesoro.
  4. Cada ser en el mundo tiene un lugar, un abrazo  que siempre le espera. Ama, que tu abrazo te aguarda.
  5. No te lamentes por el pasado, el futuro no pide cuentas.
  6. Cuando llores no sufras,  una lágrima me llegará y con ella te mandaré mi mejor beso.
  7. Bebe cerveza en una taberna de Dublín. Siempre hay una excusa para llegar a Avalon y la Isla de Cristal está  en cada sitio donde haya un propósito de fuerza.
  8. Cuando alguien te diga que no puedes, recuerda, todo es posible siempre que se intente. Lo que no se intenta es lo imposible.
  9. Si el tiempo es relativo, más relativa es la estupidez. Óbviala
  10. Si has leído hasta aquí, mereces mis mejores deseos. Todo ha de fluir para acogerte.

 

 

Anuncios

Tarde en gris

Caen las hojas del calendario,

una a una, mientras observo

esas fotos de flores que lo adornan

las miro, te miro y no me veo,

ya no pienso qué traerá este año

y el futuro se vuelve previsible

 

Las paredes tienen humedades

el papel de mi casa se despega

va pasando la vida

estoy pero quizás no lo debiera

me alejo sin una pista

no hay batalla perdida

sin retiro

ni tregua sin paraguas que me asista.

 

 

 

 

 

Qué sería de mí

Qué sería de mí, si no tuviera

tu sonrisa marcada en mi memoria

Que sería de mí, si no viviera

recosiendo los tramos de mi historia

 

Qué sería de mí, sin este tiempo

de espacios rescatados del recuerdo

en los que siempre estás, siempre te siento

uniendo los pedazos de mi cuerpo

por herida que esté en este momento.

 

Que sería de mí si no te sueño

La fuerza de sus ramas

Rompo mi luz en grito desgarrado

y no encuentro acomodo.

Me revuelvo, me rasgo, me impetro, me ignoro.

Resquebrajada y hecha trizas

 

Pregunto: ¿Dónde están los soles de tus noches?

¿Dónde está el Thor implorando al caldero de la vida?

¿Dónde se halla el universo de cien lunas?

 

Me temo que cuando Beltaine zurce la cinta para esconderse,

las amazonas no se hacen visibles,

y ya no hay duendes para escogerte

ni zapatos para recorrerte

en la anchura generosa de tu nombre

 

Si un día, te dejaste raptar entre guirnaldas.

Al menos hoy, posee el toro blanco de tu fuerza,

resurgiendo en Avalón con tus cuatro hadas

y las manos llenas de manzanas.

 

Nuestro círculo de fuego se torna en lágrimas

desgarradas  en la suerte de sus hijos,

y he ahí el roble,

árbol herido  que nos muestra su mejor verde

nos está esperando para descubrirnos

La fuerza de sus ramas.

 

Invisibilidad.

Las notas que hoy exprimen mi cabeza no son armónicas,

ya no hay tinta, ni rima,ni estrofa encadenada

hoy golpean las letras jugando a ser intrusas en su propio recuerdo

asinfónicas.

inacabadas.

solas.

Las notas que hoy comparten tus espacios no son armónicas,

ni tónicas,

son quizás pequeñas huellas incapaces de expresar lo que llevan dentro

cuando observan

silentes,

insolidarias,

ausentes

la invisibilidad del sufrimiento de los hombres

mártires en yugo

mientras tú te comes un yogur

hojeando impasible las hojas del periódico.

 

 

 

 

 

 

 

 

Azar

Azar es el sonido de tus pasos

Impresiones de sol en primavera

Inigualable azul en solo trazo

Y el mar amurallando las aceras

 

Azar, apuesta en luz, envite a mayo

torne mi cuerpo en ola donde quiera

que se encuentre amor que a tí te espera

 

 

 

 

AVANCE

No quiero verte hoy, tan detenido,

siempre pensando en gris, siempre perdido

sin rumbo como héroe sin destino,

olvidado del tiempo, sin sentido,

sin tregua ni cariño concedido,

sin paso hacia delante, sin sonido.

 

No quiero verte hoy, tan detenido.

Vuelca la situación, doblega al frio,

que nada te de miedo, hay un camino

y todo ha de empezar:

Un verso sostenido

las nubes que se van, y el sol más renacido

es hoy para un lugar que ha de ser compartido

 

Yo quiero verte hoy, fuerte y erguido

buscándote en el mar entretejido

de sueños sin renuncia y sin olvido.