No es tiempo del amor

Se marchitan las rosas en tu cuarto,

están siempre cerradas las persianas,

no te levantas porque no tienes ganas,

tus manos ya no esperan,

y una bombilla mortecina parpadea,

no hay luz en el salón.

 

Nada que retratar en la memoria,

retazos de una historia,

desvencijados ojos acallados,

en la mediocridad adoctrinados,

sobre lágrimas presas

de aquel logo que apenas se refleja

en  un pasado mejor.

 

Soplos de instantes, apenas acabados

tiempo en derrota, perdido retirado,

entre la soledad apelmazado

de ese dolor que recibiste a plazos

con pérdida del sol.

 

Se marchitan las rosas de tu cuarto,

no hay flores que comprendan sobresaltos.

No es tiempo del amor.

 

Fotografía. Banco de imágenes Pixabay

Texto: Universoespejo. Pilar Astray Chacón.

 

 

 

Anuncios

¿Despiertos?

Intrusiva

mi mente

sobre tu ropa

La ínsula

de mi cerebro

retocando

los matices

de tu ausencia

renombrando

en 3D

tus amuletos

para traerte de nuevo

desde mi sueño

hacia mi sueño

Quizá

tal vez

sea cierto

que estamos despiertos.

 

Incendiaria

El silencio huele a gasolina

Prendiendo tus vientos

El humo amarilllea las cortinas

Invidentes de  luz

No comprendes

Que no hay incendio externo

Que sofoque

Tus duelos

No hay batalla

Que sane tu impotencia

La verdadera lucha

Has de tenerla adentro

Bailemos

En ocasiones, basta

con una bombilla en un cuarto para sentirte iluminada,

Si es así, por qué no cambiamos,

la desazón por un arco iris

impermeable a los desconciertos,

necesitamos poco para poder atravesarlo

barnizando nuestros matices.

 

En ocasiones,  basta

que estés allí, en el otro lado,

y podamos bailar imaginariamente.

Unas velas que traigan sueños,

un paisaje, la luz atravesando la ventana

y esa canción que tanto te gusta.

Es lo que importa.

Bailemos.

 

 

Poema. Universoespejo.com. Pilar Astray Chacón

imagen obtenida de Pexels-photo. Cedida por Tim Gouw

El grano entero

 

Aventa el poeta ese grano entero

simiente de azules sobre el tinte fiero

que deja este viento, amargo de fuego

alzando los globos e iniciando el vuelo

para hablarse a sí,  hablando de duelos

 

Deshojando rimas, fementando estampas

en esta la búsqueda que, al tiempo, no alcanza

de lo que se esconde dentro de las almas

 

 

Aventa el poeta metapoesía

dibujando rojas las nubes del día

deshojando rimas, fermentando estampas

en tierra y madera sobre la palabras

 

 

 

 

Poema: universoespejo. Pilar Astray Chacón

Imagen obtenida de Pixabay. Naturaleza. Cedida gratuitamente por Gellinger

 

 

Persistencia

 

Rozo tus ojos en tono disuasivo

la mirada en silencio persuasivo

de olvido por pasión y por despecho

en falso duelo y en tiempo diferido

 

Siembra la duda, bajo el aplomo herido

mientras me increpo, en tono imperativo

que he de olvidarte, como si fuera olvido

lo que está unido para querer quedarse

lo que se encuentra en verbo entretejido

entre los trozos del viento siempre amante

del aroma del norte arpado y mio

 

Hielo sobre el café,  que me despierte

del sueño que me es siempre recurrente

poblar cualquier limbo que me haga resistente

un puente hacia el amor que está presente

puente sobre las nubes para verte

 

Dejemos ya el ayer, el antes, el olvido

lo que no pudo ser o lo que ya ocurrido

momento por momento, en beso efervescente

por persistir amor, seamos resilientes

Versales

Cuesta trascender, y en nuestro abismo, siempre es imposible la respuesta.

 

Precipitarse

Sobre las grandes preguntas

Para reconocerse

Maleable a todas las respuestas

Es tanto el miedo al vacío

Que me vale

Cualquier réplica

 

Sobre la curva de mis pensamientos

Va ondulando la vida

Perder por no perderse uno mismo

Unos altos vuelos para una mariposa

Entre las versales del abismo