Escaparate

Un grueso cristal aumenta,

un rostro entristecido

y empujado,

a no reconocerse en los abismos.

Otro día se dice,

retándose,

como si ignorara,

que va pasando la vida.

No hay un billete de vuelta,

ni un pasaje infinito,

pero ella,

persiste,

en permanecer detenida,

en un escaparate,

como un maniquí sin tiempo.

Un paseante, desde el otro lado,

le regala diariamente su saludo,

en la esperanza de que tome carne

y puedan caminar hacia otro sitio.

Él la ama,

más de lo que se ama ella misma.

Hay veces que el amor nos lleva a esperar

que el otro despierte.

 

 

 

Anuncios

Asgard

Nadie te cuenta,

que vivir en Asgard es una trampa,

una emboscada,

Olimpo de cristal,

que te condena a ser espectador de la miseria

y mantenerte impasible a toda acción.

 

Nadie te dice,

que la majestad de Odín

no satisface,

la agonía de no vestir tus propias botas,

y engrandecerse en la debilidad de los fracasos.

 

 

Las celdas del futuro te traicionan,

en cuanto temes abrir la puerta

y tomar aire,

que resienta tu mortalidad disimulada.

 

Nadie te cuenta,

que el único momento pleno de sus miles de años,

es cuando la poesía toma forma,

nutriendo las laderas milenarias,

que claman a la lluvia entre sus ropas.

 

Nadie te dice,

que no hay imagen de Dios que no flaquee

cuando comprende,

cuán inmenso es  un hombre, sencillamente, libre. 

 

No busques en la gloria tu sentido,

ni en la posesión la fortaleza,

busca la verdad entre tu carne,

más allá de la sangre que te brota,

la serenidad en la palabra,

no pronunciada,

detenida,

entre tus labios,

cuando los ojos se posan,

sobre la hierba

llamando a tus manos,

a acariciar el otoño en primavera.

Sea, pues, poesia,

tu propia vida.

 

 

 

Nómada

Desde mi teléfono,

como nómada,

paseo por las habitaciones de la casa,

silencio, estruendo y bruma,

esa terrible sensación,

de no transportarse a ninguna parte.

 

No hay Luna sobre el mar,

y su reflejo,

me resta entre las manos apretadas,

hay cosas que no fueron,

que no han sido,.

Me pregunto.,

cuántas veces la imaginé pasándose sobre la ventana de mis ojos.

 

Solo desierto. Solo…

 

Reseteo

 

Auto-reprogramarse,

hallar el botón del reseteo,

en el lóbulo de la oreja

y en el laberinto de las compensaciones.

 

Y volver a tragarse aquella galleta ácida,

a encerrarse entre las sábanas,

escribiendo poemas en una servilleta de papel.

 

Y admitir que no siempre se tienen respuestas,

que a veces deseas el algodón de azúcar,

ni el palo, ni la zanahoria,

sino caminar con los pies descalzos

porque no naciste con más obligaciones que el resto.

 

Deja pasar las páginas,

observándote

desde una diferente mirada,

mientras el agua de la lluvia,

humedece los suelos,

restando calor a la tierra.

 

De súbito,

un viento inopinado

libera todos los esquemas

para hacerte dueño de tu propia vida.

 

 

Mírame

A veces todo es un bucle.

un periplo

sin cauce,

la pantalla en negro,

de bloqueo,

la falta de las guías, la membrana,

en la que asirte a mis sonrisas.

 

Hubo un tiempo que el suelo,

tenía estrellas brillantes

y saltábamos,

dándoles bienvenida.

 

No sé en qué momento perdí la cuenta

de las lecciones desaprendidas,

ni cuándo perdimos el ángel

que velaba tus sueños,

pero por lo que más quieras,

mírame,

mírame ahora, desde lo más dentro,

y tal vez, así, pudiéramos

construir una fuente

para recibir el arco iris.

 

 

El futuro ya está aquí

   Rectificar la cinta,

y devolverla,

a su realidad imaginaria.

Cortar minuciosamente las escenas

y ensamblar la historia primigenia,

en la caverna de la imagen.

 

Regresar al futuro,

como quien retorna

los paisajes conocidos,

pretendiendo

poner filtro a sus matices.

 

Avanzar al pasado,

como quien desconoce,

que no puede repetirse la secuencia.

En todo caso, siempre es una tentación

volver al rodaje,

para visualizar los sentimientos.

 

En el mundo de las nubes,

suena nostálgica la cinta de película,

la única pieza,

en la que se puede avanzar y regresar

linealmente.

 

El resto de viajes,

solo es posible que sean paralelos.

 

El universo es tan perfecto

que no permite la reiteración.

Cuéntame

Cuéntame despacio,

casi en silencio,

como construirás nuestros cimientos,

con vigas de madera

y el tejado,

de cedro y de ciprés.

 

Cuéntame despacio,

en un suspiro,

como el amor que exuda por los poros

de toda nuestra piel,

llegará a ser el fruto del manzano,

agua en el desierto,

los cerezos,

en cada primavera.

 

Cuéntame despacio,

tal vez, miénteme,

que existe un amor santificado,

que brota en manantial

inagotable,

humedeciendo

los labios… cada tarde.

 

Cuéntame despacio,

como sueñas,

pues para estar despierta,

ya me basto

yo sola.