Marea baja

O chan,

(el suelo),

poder rozar el suelo

y no tocarlo.

La primera imagen

de un cuadro costumbrista,

en otras épocas,

blanco de pamela,

la gasa sobre el pelo,

soleándose,

y quizá una sombrilla medio abierta.

Es marea baja,

y toco suelo,

para ser oleaje entre la arena,

revertirme en planicie

y ser colina,

retomando los hilos del zapato.

Pudiera coser un poema,

dejándome la aguja entre las manos,

pero debo dejar de estar ausente,

un cuadro bodegón,

con cinco uvas,

una manzana

y cuatro mandarinas.

El restaurante apesta a olor a frito,

bullicio y comensales apretados.

La tarde siempre me trae marea alta.

sostenida

Arume

(aroma)

O son peitado

polas bagoas

( el sonido peinado

de lágrimas)

 

Ahora en alza,

Ahora en baja,

 

No hay variable,

sin constante.

 

Al final tú,

al final yo,

quizá,

volvamos a pasear sin conocernos,

por mucho que compartamos nuestra noche.

 

 

 

 

 

Anuncios

Viento

Camino

sobre la puntera deslizante,

de unas bailarinas,

un concierto de alegorías,

en la geometría de la vida.

Camino,

sin raíces,

deslizándome,

en el aroma indisciplinado de tus labios,

siendo el viento,

nómada sobre tu piel

y paisaje en tu recuerdo.

 

 

 

 

 

El grito

Suena una canción de rock,

atardece,

sexo implícito e implícito

de una pareja de motel.

Y nosotros,

ausentes,

adheridos,

a un aliento eventual,

anónimos,

en la alternancia

     aleatoria

del disparo silenciado,

 el orificio de entrada,

percutido,

sin casquillo ni muesca,

hacia dentro

desde dentro

sin salida.

El hombre se despide,

la amante siempre es complaciente,

por mucho que lloriquee tras el acto,

en un bar de carretera.

Y nosotros,

aterrados,

sin nombre,

sobre el folio en éxodo,

de espaldas,

al laberinto de la vida.

Hay mucho maquillaje

y un cierto aroma a perfume,

los actores conversan,

y nosotros

magullados

por tanta profecía,

por tanto profeta

distraídos..

Vuelve a sonar la misma canción de rock

y yo pregunto

¿Por qué no gritas fuerte,

para verte?

y para verme.

 

 

Bastante

Y llegó Compostela a nuestros ojos,

peregrina hacia el vino de tu boca,

los acantilados del norte

                                  y las ventanas

llamando a carnaval entre sus hojas.

 Fue camino Madrid,

                      y fue,

                                     refugio,

donde, detenidas nuestras rosas,

                            tomaron cuerpo,

                                     en imperio,

                                      plenilunio,

                                      dispendio,

de terrenales faustos,

                      huracanado intento,

                      y de manzanas rojas.

   Y ahora que ya vamos a la resta,

                                buscando cauces,

                       amando desencuentros,

                                 que tú eres sauce

   y yo junco

                            en este abril al viento,

ahora que te pregunto y no contestas,

 quizá no sabes, quizá no sé

                                              me retas,

                   hay mantra en los pasillos

                                   qué te apuestas,

                      que hay luz tras el visillo,

                                           y reinventas,

   un yo,

              tal cual ferviente

   infatigable amante

                                        a ti conversa,

                         Una escuadra de lirios

    y claveles,                        

la pretensión del tiempo,

                                          la respuesta,

  no exenta de vaivenes

                                           ni de cirios

                               en procesión abierta.

 Todavía hay bastantes,

 ¿No los oyes?

              Hay bastantes

                        tambores,

                                         percutiendo

Todavía hay bastante,

                           bastante amor,

                                             sintiendo.

Vivirse en la palabra

       Jugar con la palabra,

Hacerla viva,

                       Resucitar la espuma,

Y comerse las olas, una a una

Replegar la caída,

                            Retozarse,

Como arena de invierno en la mirada

Decir mucho

                        Y tal vez

                                 no decir nada.

Romperse entre versales,

                            Desligarse

Capitalizar la imagen

                            El concepto

Y devolverte de nuevo,

                                            alegoría

                    Para tenerte dentro

                            Desde dentro

                 Para mí,

                        Para ti

          Permutándonos

 En las rimas posibles,                    cada día

          Y también en aquellas imposibles

        Porque lo que te nutre, es poesía

Tú me sabes

             

Tú me sabes a café de la mañana, 

a la asonancia libre, el tendedero

            de galería al sol, madera blanca,

             luciente entre las tejas y persianas.

            Tú me sabes a tarde y avellana,

           al verde que desviste la montaña,                

a un pantalán de dunas, pasarela

             a castaña de otoño y a morera,

             a soportal, a tientas, a bengala.

              Tú me sabes al vaho en los cristales,

              al musgo renaciente en las aceras,

              torbellino, aguacero y vendavales.

              Tú sabes a solsticio, tras la hoguera,

              a esa fuerza del fuego que me aboca

               por ser caricia, eterna viajera

              reclamando la fruta de tu boca

              por esta vez, y por las venideras

               Tú me sabes a verano entre las rocas,

              Tú me sabes a mayo en primavera.

Déjame

Déjame,

         que te descubra en silencio,

           cuando no hay orillas,

              donde esconder los sonidos

Y las caracolas,

            huelen a mar y a frutos del invierno.

Déjame,

         que siendo duna, comprenda tus mareas,

            que siendo luna, relate tus detalles

              y cuente tus besos uno a uno,

           para formar un árbol de nuestras densidades.

Déjame,

          que te ame,

             soplando viento,

                 sin brújula ni meta

                desatando candados,

atravesando,

              los aludes que lastró tu primavera

                y las correntías del otoño.

Déjame,

             simplemente

                     que te ame.