Laberinto

Antes de venir aquí,

aceptaste el reto

de una oferta irrevocable:

Vivir.

Lo recuerdas,

te creías capaz de superar cualquier prueba,

Yo, yo, decías, en el andar de las almas,

con un ímpetu propio de tu juventud

entre las huestes de las eternidades.

Ahora no te quejes,

por no haber leído la letra pequeña,

haciendo cómplice al destino

o maldiciendo al rojo del infierno de luces,

“No hay otra” que seguir el laberinto

para encontrar la puerta de salida.

Postales

Cuando los viajes se enredaban en postales

de caligrafía entrelazada,

las o en proyección al infinito,

la jamba de la g

y el verbo sinuoso de saberte

bienhallado al destino.

Cuando nuestras manos medían

los palmos de papel

y en los suelos se pintaban tizas,

yo ya había escrito tu nombre

en un relato de sensaciones.

Liebster Awards

               Como conocéis no me gusta seguir las cadenas de nominaciones, aunque las agradezco profundamente.  Tampoco contestar entrevistas. Sin embargo, hay siempre personas a las que es difícil negarle algo, y mi querida solymaya es una de ellas.  Y ello porque si ya me gustaba especialmente lo que hacía, la principal sorpresa me la ha dado las confesiones a las preguntas de su premio, lo cierto es que nuestra conciencia de la palabra como material “explosivo” fue muy similar, el mío, un cuento sobre un caballo y una niña, el suyo, según explica, un cuento sobre un pollito. Tampoco lo guardo- lástima- aunque en mi caso es mucho más normal porque ha pasado ya mucho, mucho tiempo.

               Por lo que veo es un premio que trata de hacer visibles los blogs pequeños, o eso dicen sus bases, de menos de doscientos seguidores, pues bien aunque no cumplo las bases y no optaría a dicho premio, me parece una excelente idea para conocer nuevos blogs, y además que ya lo he dicho, que me lo pide Solymaya y para mì es bastante.

               No sé, soy dura de “mollera” a veces, si tengo que contestar a las mismas preguntas que le hizo Juan a Sol, o once al azar, como dicen las bases, si no te preguntan en concreto, por lo tanto como siempre es más cómodo eso de elegir las preguntas, pues aprovecho.  Además las consabidas preguntas sobre profesión y demás, ya las responde google. Vamos al grano.

1-Algo que nadie sabe

                Mucho tiempo casi nadie,  solo los más íntimos, conocía que escribía poesía asiduamente. Ahora, desde que tengo el blog, ya lo sabe todo quien quiera saberlo. Otro de mis secretos, pudieramos decir, no en la totalidad de su sentido técnico, que soy hiperactiva, por eso abarco muchas cosas a la vez. Esto dificultad de atención en una sola cosa se ha convertido en mi mayor arma intelectual. Tuve que desarrollar la disciplina de concentración y esta me llevó a una capacidad, que cuando hago algo, no me distrae nada y como a mi cerebro le gusta cambiar de tema, pues lo  hago con mayor rapidez de lo habitual.  Pero si no te saludo por la calle, no pienses que soy una engreída, es sencillamente que voy en lo “mio”. Una contradicción, pero un ejemplo de que las limitaciones, en ocasiones, son una oportunidad de cambio.

2. Mi blog favorito

No tengo un blog favorito, sino muchos blogs favoritos. Entre descanso y descanso de mi estresante actividad, me gusta leer- dispersa y relaja mi mente. Las entradas de los blogs son el formato ideal, porque se leen en poco tiempo. Y tras una visita a wordpress, pues a seguir trabajando. Os agradezco a todos que compartais conmigo vuestros poemas, relatos, reflexiones.

3. Mi mayor éxito

Es un tópico, pero para mí sentido. Mi mayor éxito, sin duda, tener a mis hijos. Con sus genialidades y sus defectos, son parte de mí y los amo.

4. Mi mayor fracaso

No hay fracasos,  hay veces que las cosas no salen bien, proyectos que fallan, relaciones que terminan, caminos que se dejan de seguir. Bien, lo importante es aceptar que cada piedra o cada obstáculo es parte de la vida. Hay que quitar la piedra y seguir. Nuevas oportunidades esperan. Aunque soy realista y pragmática, creo ser optimista ayuda a seguir evolucionando.

5- ¿Por qué decidí hacer un blog?

Ya lo he contado antes. Estaba con mi hija Pilar, “Boadicea” como se le conoce, rellenando una lista de propósitos de año nuevo. Y ella me dijo  hacer un blog. Y aquí estoy. Si no fuera por ella, mi libreta de poemas seguiría siendo secreta.

6-¿Qué significa el nombre de tu blog?

La existencia de muchos universos o multiversos que discurren paralelos en el tejido espacio-tiempo de nuestra existencia. Quizás las ganas de romper esa distancia, para tornar en poesía la esencia de las cosas.

7-¿Cuántos idiomas hablo?

Tres. Y a veces mal

8 ¿De qué me gusta más escribir en mi blog?

De amor. Es el motor de la vida. No concibo la vida sin amor, sea breve o largo, carnal, pasional, arrebatado, sereno, cómplice, curvo, sinuoso.

Para escribir de otras cosas, ya tengo otros foros.

9. ¿ Viajar, cocinar o cantar?

Canto fatal. Me quedo con las otras dos.

10. ¿ Qué te cuesta más?

Hacer una entrevista como esta, aunque yo ponga las preguntas.

11¿Una regla especial?

Estas contestaciones se autodestruiran en un plazo de treinta días.

 

Ahhh, y a quien nomino, hay muchos blogs que me gustan, pero aquí- voy a cumplir con las normas- y voy a nominar a blogs de menos seguidores, para que los sigais. Ahí va

jmvanjav

Annah Cuadra

Jean Carlos Sánchez Cacay

E. D.

Alexis Soto Ramírez

Seguiros y seguirlos. Me faltan muchos, seguro, quedan todos nominados virtualmente.

 

 

 

 

Reflexiones al borde del pijama

¿Qué sabe Google de ti? Sin duda mucho, pero desde luego no sabe tanto como Facebook. Facebook sabe cosas que no dices. Sabe lo que piensas. Jajaja, te reirás, pensando que soy una exagerada. Si tienes abierta la aplicación y hablas de alguna cosa, te escucha el micrófono, grabando los datos automatizados, que van al “big data” y luego vienen los anuncios. Que no, que no, que yo no he dicho nada de esto delante del móvil. Esto de la protección de datos se pierde cada vez más en un galimatías en el que reflexionamos poco, pero no iba a hablar ahora de esto, sino de lo que sabe que pienso Facebook.
Pongamos un ejemplo, ahora mismo abro la aplicación y me sugiere lo siguiente: Que aprenda a bocetar una colección de moda, o que compre un neumático online, que lea un manifiesto contra la comida basura, las ventajas de un preparado antigripal, la sugerencia de compra de un traje negro de fiesta, o que siga un programa de entrenamiento intensivo. Variadita pues, la sugerencia. Y es que lo sabe, lo sabe todo. Sabe que he dejado de ir al gym por un problema de ajuste de mi agenda, estoy liada y el gym cierra temprano. Sabe que estoy descuidando mi comida, por eso me sugiere lea sobre la comida rápida y además me adelanta que como siga comiendo mal, compre vestido negro. Sera c…., me quiere decir que no me va a valer el que tengo. Eso nunca, Facebook, eso nunca. También sabe que he tenido la gripe, que me gusta bocetar diseños de ropa ( y esto jamás lo he dicho, tan solo los más íntimos conocen que, de vez en cuando, antes más que ahora, me divierto inventando diseños) y lo más chocante, sabe que tengo que cambiar las ruedas traseras del coche.
Feliz Noche a todos…shhhhhhh …que no se entere facebook

Charanga y pandereta

Con texto de charanga y pandereta,
con pose de profeta:
He aquí quien dice ser poeta,
porte acabado, en suma, maquillado
en las trincheras de nuestro desconcierto,
que ya va a comenzar, en un momento.

Abre el telón y esto es una espuela
para seguir el guión aunque no quiera
Que no me digas que esto no es cosa buena
Nos vamos a reír, esto es nuestro poema.

Atroz el espectáculo y más atroz la escena
El arte con mayúsculas se me perdió en la espera
¿Y si volvemos todos a la escuela?

APLAUSOS, como no
Y yo, me salgo fuera

Perdida entre las hojas

Pudiera cortar y pegar un emoticono

en la puerta de mis sensaciones

para decir que estoy  en el borde

de un monumental precipicio,

de detenerme en aullido, grito de posesa

desesperadamente perdida entre las hojas

que bordean la arboleda hacia mi casa.

Por mucho que camine descalza

sobre el arco iris,

no puedo verme,

no puedo oirme.

ya no sé cómo tunear la conversación

para que no resulte ridícula.

no puedo verme en tus ojos

porque en tus ojos

solo hay orgullo

Desgarro

Hace millones de años la tierra sufrió un golpe desgarrador. Esta colisión determinó se fragmentara y se formara lo que hoy conocemos como luna. La luna, como parte de la tierra, alter ego, sombra y luz, domina ciclos y mareas. Sería inconcebible nuestro mundo sin ella. Este poema utiliza la metáfora del nacimiento de la luna, para aquellas situaciones que, si bien nos desgarran, suponen un nuevo comienzo.

 

A veces,

ese golpe violento y seco

que nos lleva al abismo

es curiosamente un nuevo comienzo,

polvo de estrellas que trasluce

el contorno de mi galaxia,

siempre errante hacia tu poniente,

 

Un desgarro de luz,

ese alarido sin sonido,

se transforma en luna,

conjugando la suerte de mis mareas.

Sin esa luna

no existiría el viento  abanicando mis orillas

ni las olas que suavizan el agreste corte de mis rocas,

y esa atmósfera azul que tanto sobrecoge

todas tus bienvenidas.

Reflexiones al borde del pijama: Una historia inconclusa¿Te atreves a ponerle un final?

 

        Hoy mi reflexión va de amigos, de cruces y también de historias inconclusas. Hoy una amiga trajo a mi mente el recuerdo del día en el que ambas nos cruzamos de nuevo y nos pusimos a hablar de nuestros proyectos. Ella piensa que en aquel encuentro, que sucedió hace muchísimo tiempo- in illo tempore- hubo un cruce (además espacio temporal, de los que a mi me molan) de tal manera que yo seguí en parte el camino que ella se había proyectado y ella ahora en la actualidad está iniciando el mío. Puede ser, no digo que no, lo dejo ahí.

           Esta conversación, no sé tampoco el motivo, me llevó en regresión a otro momento, ya remoto, en el que yo era estudiante universitaria, no me acuerdo qué curso era, pero lo centraría en mi tercero de Derecho y Periodismo. Todo viene a propósito de mi entonces pasión, iniciada ya en mi más temprana adolescencia- ahora abandonada- por los psicotécnicos(me relajaban, es freak, pero era así). Cuando me encontraba en ese momento álgido de mi serie lógica, llaman a la puerta del apartamento en el que me alojaba. Un joven de más o menos mi edad, cartera en mano, me saluda y se presenta diciendo algo así como que, por una colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, estaban realizando una serie de encuestas a jóvenes para un determinado proyecto, y que si era tan amable y pudiera rellenar dichas encuestas, lo agradecería y vendrían otro día a recogerlas. Sonaba raro, pero tenía en su mano un montón de test de inteligencia, aquello era irresistible para mí. Era como si a un goloso le exhiben mil tabletas del mejor chocolate suizo. Pues bien, una para mí y otra para mi compañera (yo misma). No pedí tres porque ya me daba vergüenza. Los hice y a la semana, como habían dicho, vino una chica morena a recogerlos.

             Habían pasado tres días cuando volvió a sonar la puerta. Ahora se presentaba ya un hombre de mediana edad, con mis test en la mano. Me preguntó si podíamos hablar.También quería hablar con mi compañera. Yo asentí intrigada y como no se me da bien mentir, pues también le comuniqué que mi compañera era yo misma, que había rellenado ambos test.  El hombre se dio por satisfecho con mi respuesta y tampoco indagó más. Dijo trabajar para una empresa, cuyo nombre no recuerdo, y pretendía que yo decidiera estudiar (¡pero si ya lo estaba haciendo!) en un proyecto que estaba vinculado a una potente empresa internacional, cuyo nombre omito ,y lo más fuerte, que estudiara Física, ¡Fisica!, con ellos.  Mire, no , ya estudio dos carreras, a mi me gusta escribir, no, yo no, yo soy de letras. El hombre insistía, esto está subvencionado, estudias y te pagamos. No, que no, que no…. Al final el visitante desistió de insistir, viendo que no tenía efecto, apuró su café, me dio su tarjeta por si cambiaba de opinión.

              Hoy, hablando de los cruces, pienso qué pasaría si hubiera aceptado ese proyecto. ¿Quién habría detrás? ¿Por qué a mí? ¿A dónde llegaría y a dónde me llevaría?

              Algunos finales son buenos, otros malos, pero como también me recuerda otro amigo, estamos protegidos (tampoco sé por quién).

                ¿Te atreves a ponerle un final?

Tu dinámica simetría

                    El poema de hoy es una alabanza al lenguaje del universo y a aquellos científicos que intentan descifrarlo. 

                   El título está en el medio( aunque no lo parezca) para delimitar dos fases simétricas, aparentemente dispares. Entender la simetría de su tempo, oculta simetría, dinámica simetría que abraza la interrelación entre las fuerzas que interaccionan en el universo.

                                      

Oculto mi universo entre ropajes

   para comunicarme entre los hombres,

puede que todavía esté intentado hablarme

                       para recomponer mis densidades

 

TU DINÁMICA SIMETRÍA

 

No puedo sino reconocer que te preciso,

me he acostumbrado al tintinear de esos pasos

y ese ruido asonante sobre mis oídos,

tan vibrante como las siete vidas.

 

Debes comprenderme, no es sencillo,

no existe un teléfono entre las dimensiones

y resulta complicado descifrar mis algoritmos.

En la batalla constante entre los cielos,

no hay trinchera que no responda a tu dinámica simetría

Gravitar es el idioma de tu fuerza

No  hay teoría del todo,

que no lleve escrito tu nombre.

Nube tóxica

 

Puede que esto sea una nube tóxica

Una explosión de humo, dispersándose

sobre las ventanas de mis ojos.

Ya no hay carbón que nos ensucie,

tampoco que nos caliente,

la estufa ha dejado frio el comedor

y ya no se oyen los cristales de los platos,

nada suena, nada estorba

porque ya nada es presente

retozando sobre el fregadero.

Las maletas, dispersas, sobre la puerta

disputan su salida.

 

Es curioso, entre las rendijas,

sobre las que transpira el mediodía

solo veo un paisaje de palmeras.

 

Quizás al otro lado de la calle

existe un espiral de caracolas

que me lleve hacia el mar

el mar inmenso

mar purificador, mar rompeolas

sobre todos mis contornos.

Es el inmenso paraguas que anticipa

mis primeras sonrisas de febrero.