Cuando los viajes se enredaban en postales

de caligrafía entrelazada,

las o en proyección al infinito,

la jamba de la g

y el verbo sinuoso de saberte

bienhallado al destino.

Cuando nuestras manos medían

los palmos de papel

y en los suelos se pintaban tizas,

yo ya había escrito tu nombre

en un relato de sensaciones.

2 comentarios en “Postales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s