Identidad

El vértigo de una partícula,

rechinando

sobre los bordes de mi conciencia.

 

Ninguna infinitud se normaliza,

en la gravedad ajena,

cuando somos átomos,

como manzanas,

pretendiendo la comprensión de este misterio

que nos une y nos ata,

nos retoma

entre la indentidad del Universo.

 

En este pequeño espacio

donde soy yo,

“Ser o no ser”

soy o no soy,

esa pregunta,

retumba como un eco

y se colapsa en las ondas de tu nombre,

porque tú me renombras

en la incertidumbre de todas las respuestas.

 

Miles de imágenes de yo,

en proyección,

sobre un tú ileso,

sobre un yo ileso.

La naturaleza elige cuando me miras.

Anuncios

No quiero finales

A mi nunca me han gustado los finales trágicos,

ni siquiera me gustan los finales,

quizá los hasta luego,

por eso recelo del amor legendario,

atado a la tragedia de altos vuelos,

las andanzas de malherido caballero

con damiselas de corte y cara triste.

 

Nunca he visto lo bello en la derrota,

la pasión maniatada de esperanza,

un tablero quebrado,

alfil y prisionero,

que se aboca al abismo derrotero,

por no ser estratega de sus coplas.

 

Y es que por mucho que el malogrado amor,

se proclame eterno,

no deja de ser una sospecha,

pues nadie lo sabe, pues la muerte

rasgó el papel en blanco de su historia.

 

Todas las andanzas comienzan con tono glorioso,

fraguadas en química pirotecnia,

y muchas de las veces,

culminan en cítrica batalla

sin nada de lisonja,

sin nada que perdure,

más allá del cubo de basura de las propios

y contaminados reproches.

Y sí fueras,

o no fueras,

lo que hiciste,

lo que no hiciste,

lo que se dijo,

esculpido,

en el tatuaje de la ira.

 

Me pregunto cómo estaría Isolda,

Ginebra, Julieta o la mismísima Helena de Troya,

si su avatar hubiese perdurado

a lo largo de los años,

cómo después de diez o veinte años,

cómo siquiera después de cinco,

cuando las hormonas se apaciguan

y los espejos devuelven

el rostro ante los ojos.

 

Por eso no quiero finales,

ni vuelos mariposa,

ni hilo rojo,

para calmar la soledad del aire,

el único que arropa,

el único que comprende,

que aquí se camina como se puede

y no como se quiere.

 

No me des finales,

quiero un comienzo,

cada día nuevo,

cada sol de invierno,

¿Nos conocemos?

 

Seducción

Yo quiero ser la magia
que despierte tu cuerpo
el lunar de tu espalda,
el aire en movimiento,
el color de tus mares,
el faro de las tardes,
el zumo de tu aliento.

Yo quiero ser las manos
que rozan en silencio,
la luna de tu nombre
y el sol de tus inviernos.

Yo quiero ser mirada,
para encontrarte dentro,
yo quiero ser torrente,
la marejada en texto,
cómplice de tus labios,
embaucando tus besos

Yo quiero ser la magía,
yo quiero ser mirada
la idea que te atrapa,
la razón más precisa,
tu parte más preciada,
aquella que te ama.

Arte mayor

Es el arte mayor extrema suficiencia

en verso endecasílabo fraguada,

la métrica bendita de la física

de verme reflejada en tu mirada,

en clave de pureza de la rítmica,

la tenúe melodía que se embarga

en verdad reposada en la palabra.

 

Es el arte mayor esa cadencia,

de tus manos en toda mi impaciencia,

y tus ojos en todas mis ventanas,

cuando nada es todo y todo es nada,

porque todo sobra y nada falta

cuando el amor se alza y nos alcanza.

 

 

 

Tono

la luz se encuentra detenida

sobre mi mano,  verde en aceituna,

esos frutos,

reivindicantes

de su invernal primavera.

Ese tono suave,

ese destiempo

marcando el anti-acento en los compases,

descubriéndote pleno,

en toda la inmensidad de la cosecha,

aceite regalado por el sol

aceite deslizado,

sobre la métrica de un beso.

 

Temperatura

 

A más de cien grados centígrados

la temperatura,

me alimenta,

aproximándonos,

álgebra bendita,

raíz exponencial de nuestro encuentro.

 

Porque temperatura

son tus ojos,

esos que reposan sobre los míos,

invitándome,

a transitarte en presente,

infinitivo,

primera de las conjugaciones

del verbo del amor.

 

Y temperatura

son tus manos

sobre mi cuello,

masajeando en sol

y deslizándose,

entre la curvatura de mi espalda,

volteando,

la clave imaginaria

todo pensamiento.

 

Y temperatura

son tus besos,

camuflados

entre mis labios,

navegantes,

distraídos,

esos besos

conjunción copulativa

de tu primavera en mis inviernos.

 

Temperatura,

eres tú,

liberado de ti,

de verbo impetuoso

y verso acantilado

 

Eres tú,

en más de cien grados centígrados

agua en oleaje,

sumando

la temperatura

de mi cuerpo.

 

Leonidas

Si esta tierra ha de ser mausoleo

del hijo del león,

que no lo sea,

por ensalzar la bravura de la muerte

o el temple hacia la pérdida,

que lo sea,

tú que te nominas,

hijo del León,

persiguiendo mientras haya aliento,

la suma infinitiva

de mis caderas.

 

Herodoto no te lo decía

pero vale más el amor de una madre,

los ojos de una amante

y las cestas de manzanas,

que cualquier epopeya.

 

El grial de nuestras emociones

no son los escudos,

sino las manos,

abrazadas

al árbol de la vida.

 

No te quiero en batallas

ni en trescientos desfiladeros de agonía

te quiero,

aunque nos quiebren las arrugas

trepando,

los soles de la tarde

y dibujando candela

entre las noches

de febrero.

 

Te quiero

fuego renacido

samain venidero

y resurgido,

entre los girasoles.

que anuncian la llegada

de mis besos.