Poeta

Se nace poeta

cuando las pegatinas invaden los colores

y la luz cobra vida sobre las canicas

cuando el crujir de las tablas huele a chocolate

y el maiz  esconde, en secreto, la tarde

para regalarte un cofre de sonidos

Se hace poeta

cuando las miradas se cruzan un instante

y en el pensamiento se agolpan las notas

dibujando paisajes

Hay un intenso aroma a mar

y la sal retoca las nubes

 

Se nace poeta

cada vez que tropiezo tu piel

amurallando mis oídos

mientras anochece

el poniente siempre escribe tu nombre

 

Y sobre todo

se hace poeta

cuando se comprende

que la poesía es música

el ritmo trepidante de la vida.

 

Anuncios

Como una caricia

Adherida a tu piel

prendida, tendida

en rebelde presencia

sobre tu cuerpo

irrumpiendo soles

desplegándome

como una caricia

 

Adherida a ti

renombrándote

bifurcándome

recorriéndote

susurrándote

para pretenderte

como una caricia

 

 

 

 

Turquesa

La llanura de tus verbos

es azul

pero no cualquier azul

azul turquesa

por eso cuando te verso

tu temple serena el agua

infinito pincel sobre mi lienzo

dinamizando el baile de mis ondas

acercándome a ti

acercándote a mí

en una laguna de sensaciones

 

Licor de guindas

 

Todavía recuerdo

aquellas tardes de licor de guindas

el apresto encalado de las horas

y ese sol de abril dando permiso

para que mi suerte recalase

en el atardecer de tus arrugas

 

Todavía recuerdo

los cien enigmas de cada crucigrama

la palabra abrazada a la palabra

en ese ir y venir de la sorpresa

haciendo permeable tu sonrisa

 

Siempre tuviste algo de maga

Quizá un ingrediente secreto

para permanecer indemne al tiempo

sobre la balaustrada de mi pensamiento

 

Y es tal tu presencia en estas letras

impresiva correctora sobre mis ojos

“fala ben, neniña, e ti, qué falas”

puntuando las comas que me faltan

rojo en guindas al borde del poema

y ese punto final que no fue escrito

 

 

Tú no sabes

Puedo sentir cada noche

cuando te atrapas en lágrimas

y la angustia es carcoma de tus ojos

Puedo sentir cada noche

cuando a escondidas

te embarga el miedo

vibrante en terremotos

timbrando tus oídos

tambaleando runas

escritas sin palabras

Puedo sentir cada noche

el aire que te arropa

trae un poco de mí

para decirte

que tú no sabes

que yo te siento

 

 

 

Petición

Admiro la libertad de un principio,

la hoja en blanco, el papel

arrebatado a la ventisca,

las botas de goma allanando precipicios,

la fruta temprana sobre el mantel,

mordisqueando la risa

Por eso pido

a las huestes que barajan los destinos

que por mucho que duela la vida

los besos inicien el día

en una historia de comienzos permanentes

Nada que decir

Callar, no expresando nuestros sentimientos más positivos, puede hacernos perder lo que más queremos.

 

No hay nada que decir

para mejor consuelo

lo niegas, y al partir

detienes ese vuelo

todos los sentimientos

de bruces hacia el suelo

Incierto el porvenir

ignorante de cielos

hipotecado en duelos

que se perdió al partir

sin recordar lo nuestro

Cuando nada se dijo

por no decir te quiero

no hay nada que decir

aunque de amor me muero