El mago

 

Veo en las paredes tus paisajes,

y como los recorres,

quien te espera

y  quien te desespera.

En los juegos de manos,

la carta que no llega,

el anhelo

de la magia,

trepidándote la mente.

Tus ojos discurriendo,

la corriente milenaria de las sombras.

 

 

Soy el arcano sin rostro

desplegado en todos los fotogramas,

la revelación de tus temores

el fuego fatuo,

la bengala,

que te hace creer

la proximidad de tus bosques,

el as de corazones,

sobre todas las caras de mis dados.

Anuncios

Arcanos

Vino a luchar la luna con la noche

estelando el cielo.

Un arcano mayor

sobre el atardecer de este propósito.

 

He aquí,

la profecía conformada en la escalera

de un edificio cualquiera de oficinas,

sueños de emperatriz sobre el tapete

desatando su cabello,

cual guerrera,

entre los artilugios de limpieza.

 

Quizá, en estos momentos,

la mujer más bella

para ese recalcitrante visionario,

que se dejaba la piel entre papeles,

ajeno al calendario

 

Se fugaba el día

avanzadilla,

sobre el mañana

Una permuta

de azúcar por café

y golosinas

en este amanecer de sinrazones.

 

Se hizo visitante de sus ojos,

sobre la barandilla de los tiempos,

confeso de su lírica,

devoto,

guarda e imaginaria de su cuerpo

 

 

 

No hay doctrina ni doctrinario que resista

el transitar de la luna bajo acuario