Palabras

Las palabras mecen,

desasidas,

la savia de tus besos,

Las palabras,

ajenas,

a cualquier liturgia,

en la revolución de sus instintos,

 se saben colores,

reclamando,

la cromatología de tu esencia.

Pues no hay abecedario,

ni pauta

que encorsete

la definición de tu mirada.

Es azul la fuente de tu risa

Es azul la fuente de tu risa,
que enraíza de verde tu mirada,
tus manos las fronteras infinitas,
de mi noche, mi tarde y mi mañana.
Es blanca la bandera de tu rostro,
espejo de una luz que no se apaga.
Son tenues los veleros de tus ojos,
sutiles como el viento que nos habla,
tan tuyo, tan dispar, tan de nosotros,
que no entiende de tiempos ni de calma.

Es ámbar es el contorno de tu cuerpo,
en clave y sol sobre mi vieja almohada
musgo y azar en sorprendido aserto,
Re sostenido en sombra imaginada
Ya sabes que yo cuento…
Cada arruga que el tiempo nos regala
Cada paso y tributo,
Lecho y aplomo de suerte entrelazada
en agua sobre mis labios transformada
En esa sed infinita de palabra
Distante, dulce, amarga y deseada
Verbo eterno de mitos. Todo y nada
.
Es azul la fuente de tu risa
Que enraíza en verde tu mirada.