Reinventarse

Reinventarse,

como un código de desbloqueo,

de los acantilados de minutos,

 cuajar las horas,

desplegar las rutas,

siendo timón en mar

de turbulencias.

Sea, pues, la pirotecnia entre su ropa

y mapamundi los amaneceres.

Reinventarse,

entre los soportales de las rúas,

porque Compostela es una isla,

en los mares de su boca,

y yo la convergencia de sus tronos.

Atlántico en imperio,

mar de dentro,

vestido en marejada.

Regresarse

en esos atardeceres,

susurrantes,

cascada sobre dunas,

claroscuro,

esculpiendo la luz.

El poniente siempre barniza las miradas,

formateando la memoria de los versos,

en la floración de los sentidos,

el desgobierno de los vientos,

los venideros días, peregrinos,

del sol que desnuda tu cintura.

en el remanso de todas las auroras

Anuncios

Memoria selectiva

La tabula rasa,

la idea,

levitando

sobre las coronillas.

 

En el laberinto de las emociones

suena un zumbido,

a lo lejos:

0- comienzo,

O-azúcar.

Toma la píldora azul

y olvida…

olvida.

 

No es correcto permanecer en el fango de las noches

sin ser victorioso.

 

La píldora azul, recuerda,

y …olvida.

 

 

 

 

Diagrama

 

Trocar el arco iris

reponiendo, sus reflejos

para que llegue a la puerta de tu casa

con la imprimación de una sonrisa

Virar alas, rumbo, noche abierta

para comprenderte,

regesando ventanas,

llamando,

a las lágrimas del sol

en el diagrama de tus brazos.

Tú si eres poesía

Poesía es la nota que se cuela en tu puerta
el sonido del beso y también el silencio
el portal de tu casa , esa puerta entre-abierta
todo lo que te digo y también lo que pienso.
Poesía es un niño, la mirada sincera,
es un sueño perdido y también un comienzo,
es jugar con la brisa, es sumar a las restas,
dibujar espirales, amainar la tormenta.
Poesía es la música de palabras sencillas,
las paredes de cal, una caja con tizas
el color de tu nombre, el valor de tu risa.
Poesía es amarte, arropando tu cuerpo
hacia un verso más uno, pero también más nuestro