En ti. Cuídate

En tu mano veo un paisaje,

que sabe a madera y a raíces,

un mar de besos, oleaje,

y esa brisa

que descubre

un universo sobre tus ojos.

 

Tu piel me invita a navegarte,

en el perfecto diseño de tu rostro,

imaginando

mil maneras de amarte,

en cada segundo que me ofrezcas.

 

 

En tus ojos veo la tierra,

el hogar, la casa, la paciencia,

esa tierra,

que suena a sinfonía cada tarde,

cuando la luz refleja

la naturaleza sobre los pies.

 

En ti

reside el árbol más hermoso

y mi mejor primavera.

 

 

Cuídate,

eres mi mejor apuesta.

 

Una rosa

A veces no damos importancia a los regalos de la vida, salvo, cuando se marchitan.

 

Una rosa te di,

como palabra

de pétalos cobalto

y verde oliva,

de risas maceradas en paciencia,

soñante de venidas,

paraguas de aguaceros,

una rosa te di,

empoderada.

Esa rosa pequeña,

de amplio cáliz,

la que se marchitó

por no cuidarla.