Comentarios

Los comentarios ajenos son siempre ajenos.

Se tiene esa maldita manía de verse en los otros

pretendiendo superar las propias faltas

mediante la rebaja de otros logros.

 

Me disgustan los consejos intencionados,

las quiebras de postales,

y ese universo

en que se proyectan

retratándose

como traidores del espacio.

 

Sin embargo,

hay días sin crédito.

en los que, a veces,

se desata lo inexplicable,

como una ley física,

un golpe sobre la cabeza de los naipes,

el equilibrio maniatado,

la esperanza desbocada

y el aliento, parpadeando, intermitente.

 

Si alguna vez ocurre,

recuérdate,

que siempre te superas.

 

Anuncios

A veces

 

A veces,

con un solo gesto,

se rompe el castillo de naipes

la cordura,

marchitando las piezas del puzle

y ya no hay velas que calmen los atardeceres

 

A veces,

con un solo gesto,

se quiebran, se agrietan las paredes

y todo es un tsunami,

arrebatando,

los deseos

que ayer se postraban  sobre las barandillas

de nuestras miradas.

 

A veces,

con un solo gesto,

el dolor te empapa

tanto…

que se pierde

el sentido de verte.