DUENDE

Puedo verte

asomándote,

a la barandilla de mi mundo

desde la estrella de tus ojos.

 

La hierba tiene sonidos

que se escuchan,

cuando las hadas duermen

y la ropa se tiende sobre el campo

blanqueándose.

 

La tropa de los duendes,

escuadra victoriosa,

en el duermevela de las cosas,

desordena todos las cortinas,

tumultuosamente,

sobre el tendedero de la noche.

 

No hay duende que no comprenda

que este universo

tiene, a veces, una belleza indescriptible.

 

El agua de la vida reclamando,

el renacimiento de mis notas.

 

 

Anuncios

Ellos crecen

Lápices de colores,

desparramados,

sobre una carpeta

formando una catapulta de madera:

El ayer no pasado.

 

Es curioso, ya no veo

las montañas

en el dibujo de aquella casa,

la chimenea aún humea

y quizá todavía,

exista ese duende entre los bosques,

aquel que siempre enseñaba piruetas,

los días de colegio.

 

El pequeño rio serpentea,

el paisaje de invierno.

Nieve sobre la copa de los árboles

y un resto de pegamento

del día que formamos tu palabra,

los pasos descalzos sobre el pasillo

y la planta del alfeizar

para aprender a cuidar las sensaciones.

 

Fotosíntesis sobre la piel,

desescamándose en mariposa,

hacedor de pasteles de trufa,

rescatador de pérdidas

y de mí misma

en el intenso brillo de tus ojos.

 

 

Repasemos: Hay lápices de colores

desparramados, como sueños

entre los clasificadores de papel

de las emociones.