De espaldas

 

 

Miro de espaldas

al poniente,

para ignorar tu laberinto,

He perdido mi estrella,

la que renace

cual escudo,

en la nebulosa de orión,

ese blindaje,

rotante

en la trinchera

de mi antebrazo,

No quiero soltarla,

que permanezca en mi bolsillo,

imperceptible.

Mi propia piel,

está distante,

explosionando

la gravedad terrestre

y el sonido,

es el aullido

de las noches de luna y desconcierto.

 

Lo que mi oído no escucha,

lo que mis ojos no ven,

en el no sentido.

 

Lo obvio es ver la salida,

Lo no obvio es comprenderla.

La densidad insostenible

de quien aguarda

la tregua.

 

PD. Estimado Walt,  estimado León Felipe, no siempre somos conscientes de que puede existir un mundo dentro de nuestros mundos y que quizá no nos guste ninguno.

 

Anuncios

Soltar una estrella…

Tengo que recitar un poema de León Felipe, Drop a star, suelta una estrella…y mientras lo releía se entremezcló otra historia sobre deshacer el eterno retorno para avanzar. Quemar etapas es posible, pero cuán difícil es soltar una estrella… (si se tiene)

 

Quiero hacer una hoguera con todas las sonrisas

y que ello no suponga mal agüero,

bendecir la sal que rocía mi espalda

no retornar las cepas ni las vides,

y secar esa lágrima que tanto me acostumbra.

Quiero hacer una hoguera,

dinamitar en fuego la tormenta,

no es más que un aguacero

y yo tengo mil paraguas para despedirme.

Vuela estrella hacia el firmamento,

Descuida,

no volveré a llorar,

pero no te prometo

que todas, todas las noches

desde mi ventana,

no quiera atrapar tu luz en mi bolsillo

y volver a la casilla de salida.