Océano

Tú eres Océano,

navegante,

entre las densidades de la piel.

Reina y curvatura de la luna

que marca las mareas,

dando nombre

a la naturaleza de las cosas.

Esa manera tuya de guiar

con pies alados,

las murallas del imperio,

llamará la atención a quien se arroga

la fuerza

sobre las colinas de la muerte.

No le mires,

No te hace falta saber de él,

ni conocer sus besos.

Cruzarse con un semi-dios,

es, a menudo, un destino aciago,

 no habrá lugar para el agua,

y la desolación será la ausencia,

germinándose,

en los campos de arroz.

Tú eres agua y eres gota,

no precisas escudo,

ni fortalezas,

discurre

como gota de lluvia,

descendiendo,

 la espiral de los elementos.

Porque tú eres océano.

Anuncios

Hay veces, que el océano se pierde

Hay veces que el océano se pierde

en un concierto de liras encendidas,

las estrellas no encuentran acomodo,

el cielo se oscurece

y se acelera ,

el ritmo de la tierra,

murmullo entre las sombras desoídas.

en imponente y ciclónico universo.

 

Hay veces,  que el océano se pierde,

agitando la arena de mis ojos,

y todo está callado,

enegrecido

en el compás errante de tu nombre

y el dolor penetrante de tu ausencia.